Namibia.’07

skeleton Coast

Paisajes inóspitos, paisajes lunares, oasis en medio del árido paisaje, océanos de dunas y un río que se funde en el corazón de la tierra. Namibia nos enamoró. 

.

Introducción: 

.

Un viaje de 19 días por la indómita extensión de Namibia, en un camión todoterreno y durmiendo en tiendas de campaña… fáciles de montar! ;). Para llegar a Namibia hicimos escala en Johannesburgo (o el “lugar de oro” en zulú), es la ciudad más grande y más poblada de Sudáfrica; y de ahí a Windohek.

Subimos a la Duna nº45,  y nos escondimos tras los esqueletos de los árboles del lago seco de Sossusvlei. Visitamos Quiet Canyon, Swakopmund, Walvis Bay y las pinturas rupestres de Twelfontein.

Cuando ya pesábamos que no veríamos más agua que la de nuestras cantimploras, llegamos al oasis de Epupa!!! una maravilla de cascada, y de pequeños pueblos rurales. Acompañados por un guía local, visitamos el poblado Himba y nos mostraron sus costumbres y rituales. Más al norte, hicimos safari por las eternas carreteras rectas de la reserva natural de Etosha, y sus pozas de agua que reúnen a todo tipo de fauna, y evidentemente a los 5 grandes africanos.

En la última parte del viaje cruzamos la frontera hasta Botswana, para disfrutar del Okovango; surcamos sus aguas con los tradicionales “Mokoros” y andamos tras las huellas de un elefante. Más safaris en el parque nacional de Chobe, Kasane, con una escena matutina muy tierna, la de una leona con sus cachorros.

Acabamos en Zimbabwe, haciendo un rafting salvaje!, desde la base de las cataratas Victoria bajamos por el Zambeze… durante mañana y tarde! (No apto para cardíacos, ni gente que no esté en forma, y nada recomendable para niños-adolescentes aunque ellos os digan lo contrario).

.

Capítulos de viaje: 

..

.

Libros relacionados:

NAMIBIA

  • “El mundo perdido del Kalahari” de Laurens Van Der Post.

En busca de los bosquimanos, relata con enorme ternura, el antiguo viaje del autor tras las huellas del pueblo primigenio de las tierras surafricanas. La durísima travesía hacia paisajes inóspitos, y la habilidad del autor para evocarlos, te introduce en sus periplos como si formaras parte del grupo.

Los que quedaron en el tintero:

  • “La Dama de Duwisib” de Eduardo Garrigues.
  • “El cor d’amunt la sorra” de Jordi Llompart.
  • “A la sombra de Baobab; Viaje en busca de las raíces de África” de Xavier Moret. (Botswana).

TANZANIA

  • “La masai Blanca” de Corinne Hofmann.

En un viaje de novios, nace el amor de una turista hacia un Masai. Esto la lleva a cambiar su vida por completo, y a un intento desesperado a entender y adaptarse a una forma de vida y a una cultura, que nada tiene que ver con lo que conoce. Un libro de sentimientos intensos y de choques culturales…

..

.