“Ningún viaje es peligroso, para quien dice adiós desde la orilla”. Isaac Asimov

Por fin habíamos salido de Kaza… pero no habíamos caído en que nuestro minibus era más pequeño que el resto de vehículos con los que nos cruzábamos por los desfiladeros, así que éramos nosotros los que teníamos que maniobrar en esos pocos centímetros que separaban el “asfalto”, de un enorme salto al vacío…

En lo alto de cada paso de montaña se encuentran los lugares de oración, llenos de banderitas de colores agitadas por el viento gélido… no hay que perder la oportunidad de acompañar a los lugareños, en su ritual… y de paso dar las gracias, por que tu minibus no ha superado los 20 km/h de vértigo, de velocidad punta!.

_mg_10298-2

.

Que tensión! como es habitual, pequeños riachuelos se van abriendo camino a través de la pista, y acaban formando impresionantes socavones, que cada año hay que arreglar. Hay máquinas excavadoras por todas partes, y operarios cubiertos de polvo, mimetizados, casi invisibles frente a las paredes rocosas…

Cuando estábamos culminando la séptima hora en esa batidora… llegamos al cruce de Gramphu!

_mg_10307-2

.

Y allí no había nada… apenas una granja a medio construir, y una señal que indicaba que a Keylong, quedaban 90 km!!!.

El próximo autobús, que había salido de Manali, aún tardaría 4 horas en llegar… demasiado tiempo… amenazaba con llover. Tendríamos que parar algún vehículo… pero el tránsito realmente era escaso. Finalmente, apareció un todoterreno “Mahindra”nuevecito; los 4 jóvenes turistas indios nos embutieron con ellos, y muy divertidos quisieron saber cómo habíamos llegado a quedar abandonados en esa carretera.

_mg_10269-2

.

Fueron muy amables y esperaron tomando té, mientras nosotros acudíamos a la oficina de policía, a chequear por enésima vez nuestro pasaporte. 4 horas más, y llegamos justo a tiempo para comprar los pasajes para el día siguiente! (nada de minibus… ya lo hemos entendido! ;)

Keylong tienen unas vistas espectaculares, y los atuendos tradicionales (batines marrones, con bordados geométricos dorados a los lados) que llevan las mujeres, ponían la guinda a ese lugar tan aislado.

  • minibus Kaza – Gramphu: 800 NRI/pers.
  • Hotel Geyspa (Kyelong): 960 NRI/2 cenas y habitación con baño, limpio.
  • bus Kyelong – Leh: 525 NRI/pers.
  • campamentos: 60 NRI/2 chai con bread omelete; 160 NRI/Daal y Choumey magi (fideos magi ;).

4 de Septiembre…

A las 4:30 h de la mañana, salíamos de puntillas por la recepción del hotel Geyspa. En la estación un Austríaco y 3 Suizos (la mitad de los pasajeros) nos confirmaron que ese era el autobús partía hacia Leh… nuestro último campo base.

_mg_10280-2

.

Sorprendentemente, a medida que avanzábamos, íbamos dejando atrás polvo y socavones y la carretera mejoraba!.

_mg_10343-2

.

9:30h y 14:00h… Nos detuvimos un par de veces en los campamentos que regentan familias refugiadas tibetanas, dónde tomamos té y una sopa caliente para comer. Todo lo que les rodea, es árido y duro… pero de una belleza espectacular.

_mg_10315

.

En las cumbres, nieves perpétuas. Atravesábamos collados, cada vez más altos, todos decorados con alguna stupa y con las banderas de oración budistas. El más impresionante, “Lachung La”; a 5060 m.s.n.m, los vehículos se acercan y lo rodean una vez, después se detienen para que los pasajeros den 3 vueltas a una de las 3 stupas blancas también, y poder continuar el trayecto… 15:30h.

_mg_10374-2

.

Después la carretera serpenteaba muchos kilómetros por las laderas de roca negra descendiendo lentamente hacia Leh… allí fue cuando el Austríaco, pasó de ser muy blanco, a ser casi transparente… la sopa le había removido las entrañas, y estaba a punto de reventar. El conductor tuvo que parar en una curva bastante expuesta, y el turista salió zumbando como el rayo… al pobre no le importó que el resto del autobús aprovechara también para estirar las piernas.

_mg_10353-2

Bienvenidos a Ladack!

Bienvenidos a Leh.

Land of Lama.

Love India, free Tibet. 

18:30… llegamos a Leh después de haber pasado por todos los campos de entrenamiento, barracones, pabellones, cantinas, campos de tiro, monumentos a la valentía y al honor, garajes, hangares y almacenes militares, que se despliegan previos a la entrada de la ciudad. Así que queda muy clarito, que esa es una zona de conflicto propiedad de la India, pero muy codiciada por Paquistán y China.

Como siempre, la central de autobuses… un caos!. Y como estaba anocheciendo y Leh ya no parece ese pequeño pueblo aislado en las montañas del Himalaya que nos habían contado, al final tuvimos que pedir a un taxi junto a la “puerta de la Amistad”, que nos llevara al Guest.

  • taxi en Leh, al Barath Guesthouse: 150 NRI.
  • Barath Guesthouse: 1000/NRI habitación doble con baño y desayuno, súper limpia.

En lo alto de Leh, el fuerte y el palacio presiden ese enjambre que no sabe hacia dónde crecer, y atalayan los tejados rojos de la vieja ciudad, soportados por sus paredes encaladas, que se agrietan y fragmentan con el frío.

Mañana lo veremos mejor! ;)

..

.

 

Anuncios