“Diuen que a la vida només cal trobar un propòsit i viure’l. Però a vegades, no és fins quan ja l’has viscut que t’adones que la teva vida ha tingut un propòsit, i possiblement un que mai no t’havies plantejat”.  I el ressò de les muntanyes, de Khaled Hosseini.

Llegamos a Ethiolo destrozados por el camino, pero descansar en las preciosas cabañas Bassari, fue una recompensa suficiente!!!

Balingo había dado instrucciones, para que nos sirvieran el desayuno en el comedor comunitario, y él hizo su aparición cuando ya estábamos terminando. Nos contó que le resultaba muy difícil convencer a los jóvenes para que se quedaran allí y, preservar así las tradiciones y el pueblo al que tanto ama… él viajó a EEUU y a europa y lo entiende perfectamente, pero a través del fútbol, encontró una solución ideal.

6049_poble ethiolo

. el pueblo de Ethiolo.

A los chicos les encanta y ahora ya tienen 4 equipos muy ilusionados en la escuela. Para las mujeres ha impulsado un proyecto de artesanía al que acuden cuando tienen tiempo… y creedme chicas, si os digo que no es fácil que tengan algún momento libre!

  • CAMPEMENT D’ETHIOLO: “Chez Balingo”
    Ethiolo, 95 km à l’ouest de Kédougou
  • Tél. : 835 15 70 (dakar)
    Email: cauris@sentoo.sn

El campamento y el pueblo se gestionan de forma comunitaria, esto significa que todos los miembros tienen la responsabilidad de mantener la paz, y evitar malos comportamientos o malas acciones. Los conflictos se solucionan en las 4 casas de aleccionamiento dependiendo de la edad de los chavales.

La edad adulta se alcanza a los 11 años; la ceremonia de los iniciados empieza con una estada de 2 meses en el bosque… y lo que pasa en el bosque, se queda en el bosque. La celebración culmina con una gran fiesta, a la que acuden familiares de todas las zonas del país. Los padres, se encargan de alojarlos a todos, alimentarlos con abundancia y darles de beber sin parar… las danzas alrededor de la plaza parece que no se acaban nunca.  

El último ritual está destinado a la profetización del futuro de cada iniciado mediante el sacrificio de una gallina; la lucha de máscaras final, es el más vistoso de los eventos. Armados con un palo, luchan contra dos máscaras o espíritus, a los que deben desarmar protegiéndose únicamente con un escudo circular de caña y las protecciones de las rodillas.

Las máscaras son unas figuras muy importantes en las creencias de estos pueblos; se trata de los espíritus de la noche y ejecutan sus peculiares cantos vibrantes, mientras bailan para conseguir objetivos diversos. 

.

De vuelta al campamento disfrutamos de los suaves paisaje de un verde manzana muy intenso, y de las carreras de los niños, que son los encargados de mantener alejados a los monos verdes y a los colobos de los cultivos. De todas partes salen cabecitas que gritan – Toubab! Toubab!!! y si correspondes, aún gritan más!!!

Pero desde luego, lo que más disfrutamos en Senegal, es del ritual del té, esa sobremesa que se puede dilatar eternamente en el tiempo, entre charlas y sorbos de los tres estados del té!.

  • El primer vaso que se sirve: Amargo como la muerte.
  • El segundo: Dulce como la vida.
  • y el tercero: Amable como el amor!.

.

Ya estábamos pensando en el revuelto que habría por la tarde con la entrega de las dos pelotas de fútbol y con las manualidades que traíamos para las niñas.

6069_futbol

.futbolistas en acción.

Se reunió todo el equipo en el campo, incluido el entrenador (al que le traíamos una camiseta bien fluorescente), para hacerse una fotografía “oficial”. Una de las pelotas, se la llevaron a una comunidad vecina… el sentimiento comunitario y la justicia ciega para con los demás, es una cosa que me embargaba de emoción y sorpresa; esos pequeños gestos me enternecían cada vez más.

6090_portaits

.

Con las pulseras de los pequeños pasó lo mismo que en Ibel… sus ojos, se abrieron de par en par cuando vieron esos colores, esas bolitas con formas. Tuvimos suficientes para todas las niñas, una joven mamá, y 4 niños muy entusiastas… incluso me hicieron una para mi!!! llegó un momento que nos quedamos sin hilo para los brazaletes, pero eso no les detuvo… pidieron algodón a una vecina, y en un momento lo hilaron para ser utilizado! una pasada!.

Estaban más contentas que unas castañuelas, sus sonrisas no tenían precio!.

A la mañana siguiente, en cuanto oyeron las motos vinieron corriendo a despedirnos! todas a las puertas del campamento sonriendo y agitando las manos… y esas sonrisas… :)))

Iremos directos a Kédougou, pero pararemos un par de veces por el camino para aliviar el pompis, y a comer en Ibel, dónde nos regalarán otra sobremesa de té. Su expresividad hace que me mee de risa aunque no entienda ni una palabra de lo que hablan!!! hihhihihi.

.

Dormimos en Kédougou, otra vez en el Daar Salam. A la mañana siguiente nos esperaba un largo trayecto con paso de frontera incluido…

os lo cuento luego! ;)