“Omne solum forti patria est” – “Toda la tierra es pátria para el hombre fuerte” – “Tota la terra és pàtria per a l’home fort”; Ovidi (43 aC-17dC).

Senegal… Mbour… destino Palmarin… la carretera asfaltada nos lleva hasta Joal… después llega la pista… una pista de tierra roja, socavada hasta la saciedad… velocidad de crucero 40 km/h… llegaremos de noche… oscuro, oscuro, y muy machacados… pero el Point Sérér está abierto! iujuuu!

Llamamos a Mady, nuestro contacto en el Siné Saloum, y en dos minutos lo tenemos allí organizando nuestro alojamiento con una sonrisa que no le cabe en el cuerpo!. Nos lleva hasta el Eden, se oye el mar muy cerca… pero hasta la mañana siguiente no sabremos cuánto de cerca estamos.

Es un alojamiento en cabañas muy amplias, con lavabo y ducha en el interior, y una comida muy correcta  ;)

  • hotel: Campement Eden. site web.
  • tarifa: cabaña doble 1/2 pensión 24.500 xof (37 €).
  • gitelen@hotmail.com
  • telf: 00 221 33 949 96 13

5492_palmaren platja

El casco del barco, en la costa de Palmarin.

Desde la puerta de nuestra habitación se veía el barco hundido característico de Palmarin. En el horizonte, bajo un cielo plomizo, se mecían 4 “pirogues” con 5 o 6 pescadores recortados sobre cada una de ellas. En la playa, difuminados por una niebla salada, unos pocos esperan la vuelta de las barcas, bajo el azote del viento.

A las 9:30 de la mañana, Mady nos espera a pie de carretera con el carro, para llevarnos al interior de la reserva del Siné Saloum. Nos acompaña un angelito de ojos inteligentes y caprichosos, su hija Jelika, balancea la cabeza y su peinado de trencitas al ritmo del paseo, hasta que cae rendida de sueño bajo el sol abrasador.

5522_flamencs palmaren

Unos flamencos en pleno vuelo.  

Planícies húmedas por dónde corretean cangrejos, ibis y algún que otro zorro despistado;

5520_calao palmaren

Un calao, descansando en las ramas. 

planícies secas, dónde se excavan pozos para la extracción de sal; humedales y manglares dónde conviven gaviotas, cormoranes y pelicanos;

y planícies inundables dónde se cultiva a mano, arroz y cacahuetes. Todo esto cabe en las tierras del delta.

  • Entrada a la reserva: adultos = 2000 xof; niños menores de 10 años = gratis.
  • Medios de transporte: “pirogue” = 500 xof; “Charette”, carro = 500 xof.
  • Para programar visitas escolares, telf. 77 265 17 65.

5541_arròs palmaren

Preparando el terreno para sembrar. 

Es época de cultivo, los colegios cierran por vacaciones, inevitablemente; saben que todos los niños ayudan con las tareas familiares en los campos, si hay trabajo, no pueden ir a la escuela… tienen que afanarse, y obtener las reservas de comida que necesitarán para todo el año.

Burros y caballos acompañan a las familias… pero no los usan en el campo, sólo para el transporte y la carga.

El cacahuete, es uno de los alimentos más importantes en la dieta senegalesa; no es extraño pues, que sea la guinda en el plato estrella de Senegal, el Mafe. Se trata de arroz blanco con estofado de carne y salsa de cacahuete… pero ya llegaremos a esa parte.

Después del safari, nos dijimos hacia Palmarin Ngunuman, para visitar la pequeña biblioteca que tenían y aportar nuestro granito de arena… y digo tenían, porque nos anunciaron que a principios de este año empezaría la construcción de una nueva y flamante biblioteca, que esperaban poder llenar con 6.000 títulos en francés, incluyendo libros sin texto para los más pequeños. 

5557_biblioteca

El Sr.Antoine y el Sr.Gorgui Sek, se encargan del mantenimiento. 

Este proyecto llamado “Un llibre per al Senegal” nace desde la colaboración de las autoridades locales y la própia comunidad de Palmarin, con la fundación Lluis Llach, que trabaja para que sea una realidad. Personalmente, me he emocionado al comprobar en la página del grupo de arquitectos base-A  (encargados de su ejecución), que ya está en su tercera semana de desarrollo y que las obras avanzan a buen ritmo!!!.

Mady, forma parte activa de esta fundación y nos acompañó muy gustosamente a la visita de la biblioteca. ;)

Fue una mañana completita, y nos vino un hambre feroz. Mady nos invitó a comer a su casa.

Lo pasamos genial!. Su mujer había preparado un enorme plato de Mafe, del que debería comer toda la familia (el patriarca, sus hermanos menores solteros, la hermana de ella, y unas sobrinas). Lo habitual es que las mujeres vayan desmenuzando los trozos de carne y los vayan repartiendo para todo el mundo. ;)

Más tarde, el cielo se empezó a cerrar y se desató una fiera tormenta de vientos huracanados… aunque ya os comenté, que no es fácil que la gente pierda el buen humor, y menos por un “poco” de agua… la tarde resultó ser de lo más divertida: charlamos, bailamos, hicimos malabares, nos reímos como nunca!…

 

Mady es un hombre afortunado, tiene una mujer estupenda y de momento, una niña, la niña de sus ojos… tiene una familia genial, pero en el pasado, él también se aventuró en busca de un futuro incierto que podría haber acabado con todo esto… él también fue uno de entre los miles, que se lanzan al océano…

5651_djering

Pescadores de Djifer.

Los cayucos, han pasado de ser una herramienta de trabajo a convertirse en una vía de escape especialmente deseada por los jóvenes. Ven en ellos un futuro en Europa, un futuro con trabajo, con el que poder sustentar a familia e hijos. La pesca se acaba, los barcos de arrastre y la sobreexplotación han dejado estos lares sin nada que llevarse a la boca; destrozan su modo de vida, la pesca ya no es una opción; en las playas, merodean los que esperan un espacio pagado con los ahorros de toda una vida, un viaje emprendido desde el umbral de la desesperación. Los hombres fuertes se marchan, a veces acompañados de mujeres y niños.

Pero una vez en el océano, no saben cuanto va a durar esa travesía… 2 semanas son demasiado tiempo para soportar las frías aguas del Atlántico, sus enormes oleajes, las tormentas repentinas… sin gasolina, sin rumbo, sin comida, sin ropa seca, sin espacio… ves morir a tu compañero, poco a poco tu mundo se aleja, y empieza la agonía. Nadie imagina que otros hayan pasado por lo mismo… nadie les cuenta la muerte… los que vuelven “llevan traje y zapatos nuevos”, los que no vuelven “quizás estén muy ocupados para llamar a casa” (piensan).

Ver las razones de la inmigración desde el otro lado, te da una perspectiva arrolladora.

Contadas en primera persona por sus protagonistas, las historias, los hechos, te encogen el corazón!… duelen, te pones en su piel y en sus sentimientos.

Desde nuestra comodidad, sólo son historias horribles y espeluznantes, quizás una noticia al final del telediario… allí, es la realidad.

Después de esa magnífica tarde, quedamos para la mañana siguiente… nos iríamos a navegar por entre los manglares del delta.

Hasta el próximo post! Salut!