Proverbio africano: “Ni la humildad de los pescadores ni el cinismo de los mercaderes empañaran la pureza de las perlas”.

Los pescadores y los luchadores son dos figuras muy arraigadas a este país… en las playas, se dan cita!. 8 días para poder disfrutar de estos espectáculos humanos.

. Los pescadores: desembarcan centenares de coloridas canoas en las húmedas arenas, plagadas de gentío. La playa se vuelve mercado, un frenesí desbocado entre escamas y humo, y el jorgorio.

. Los luchadores: entrenamiento, esfuerzo y pasión por un deporte que se practica desde hace siglos. El calor de las lámparas de queroseno iluminando los movimientos y el salpicar de la fina arena.

5317_8 lluitadors

Casamance

Aunque las luchas actualmente están extendidas por todo el país, éstas son originarias de Casamance. Una vez al año se celebra la máxima competición en Djembering, justo después de la temporada de lluvias (finales de septiembre / principios de octubre). 

El ritual empieza con la presentación de cada una de las aldeas. El “baccou”, consiste en intimidar a su oponente a través de canciones propias de cada lugar. 

Toubakouta (en el Delta del Siné Saloum)

El puebo de Toubakouta es muy conocido por la lucha senegalesa y las multiples competiciones que se organizan allí durante todo el año.

Además de los colosales luchadores, es conocida por sus artesanos y escultores tradicionales y por su mezcla en perfecto equilibrio entre agricultores Mandinka y pescadores Serer.

La isla de Dionevar (“)

Principalmente poblada por la etnia Nominka, es una aldea donde viven los expertos pescadores. El turista que visita este pueblo queda rapidamente seducido por el encanto de su arquitectura, sus casas decoradas con conchas de colores, rodeadas por grandes cultivos de arroz, maní, cocos y limones. Es un fantastico lugar para degustar moluscos a la parrilla, frescos, frescos!.

Palmerin (“)

Palmerin Gounoumene, en la zona central de Palmerin, es el poblado más bello. Es un pueblo verdaderamente pintoresco; al igual que Dionevar todo está construido y recubierto de conchas. A quinientos metros del océano atlántico, los torneos de lucha senegalesa son unos de los más reputados, por ser una cuna de reconocidos grandes luchadores.

Missirah

La aldea de Missirah es famosa por la manera en que los pescadores venden sus capturas: cuelgan los peces de los manillares de las bicicleas. Esta situada junto al bosque, la aldea se organiza alrededor del puerto y su taller de piraguas.