“Con él me arriesgué a ser exactamente quien era. Decir exactamente lo que sentía. Asumir los riesgos de mis emociones. Lo llamaría cuando quisiera, le revelaría cuanto se me pasara por la cabeza. Como un vértigo al principio”. Gioconda Belli, en el libro -El país bajo mi piel-.

Desde Laguna de Perlas, queríamos llegar a San Juan de Nicaragua (extremo sur de Nicaragua) por el mar para remontar desde su desembocadura, el río San Juan, hasta el lago Cocibolca… pero las comunicaciones estaban cortadas; porqué? mmm… era muy sospechoso. En Bluefields nos dijeron que era una medida drástica para detener el narcotráfico de la zona… pero, que pasaba con el resto de comercio? frutas, hortalizas, cereales, legumbres, arroz (vamos, la dieta estándar de todo nicaragüense que se precie) intercambios básicos pera esas zonas tan aisladas. Me parece, que se debe más a las ambiciosas obras del dragado del río, que aunque el Gobierno presentó un proyecto de control de impacto ambiental, parece que hubo derrumbamientos y más problemas con sus vecinos Costarricenses, y es que cuando llegamos por carretera al otro extremo del río (en San Carlos) nos contaron que las autoridades habían prohibido la navegación a grupos ecologistas. Que mal huele, no?.

.

Para llegar a San Carlos, el viernes nos embutimos en un bus para llegar al Rama. Buenooo… que decir de las condiciones… asientos duros, suspensión nula, camino polvoriento y plagado de rocas, y todo esto como desayuno a las 4:30 de la mañana! ;)  pero el espectáculo valió la pena. Los campesinos y los gauchos, las mujeres cargadas con fardos, los niños correteando a su alrededor; los larguísimos machetes, las botas roídas, los jeans atados con cordel; nos deteníamos cada 20 metros porque la gente NO! no se agrupan aunque estén muy cerca! subían y bajaban incesantemente… y luego el hallazgo! el copiloto vio algo en la cuneta… un bote de champú Palmolive?!… incluso retrocedió (ante la parsimonia de los presentes) 100 larguísimos metros, porque atrás creía haber visto 2 más.

.

  • Bus Laguna-Rama = 150 c$/p.p
  • Desayuno de carretera (café y torta de la abuela ;) = 35 c$
  • “Alquiler del servicio”… o pagar por ir al baño = 10 c$
  • Bus Rama-Lóvago(el empalme) = 80 c$/p.p
  • Comida de carretera (chicharrón con ensalada) = 20 c$
  • Bus Lóvago-San Carlos = 100 c$/p.p

Desde el Rama, subimos al bus que nos dejaría en el “empalme” de la carretera Managua-San Carlos. No preocuparse… avisando siempre al conductor y al ayudante, tendréis el objetivo asegurado. A la hora de comer, pudimos escoger entre tooodo lo que los vendedores ambulantes nos gritaban en el interior del bus, y combinaban con dulces frases para apartar a empujones a sus contrincantes: – “Ai amor, apartese un poco que tengo que pasar!” – “Allí, allí me han llamado… mamá, está ocupando todo el paso” – “Quesío, Maduro fresquito, Chicharrón, Pijibaye, Esquimo, Gaseosas… Aguaheladaaaaa!”.

.

En el empalme, esperamos el tercer y último bus de la jornada; 135 km de para y arranca… en total 12 horas entre asientos de madera, skay o terciopelo! :O

Se notaba en el ambiente, se embotaba, se estaba preparando una buena tormenta, y nos pilló en el Malecón de San Carlos! se abrió el cielo y cayó un terrible aguacero, desesperado y brutal, como si tuviera prisa para tocar el suelo. Las capelinas no fueron suficientes, no tendríamos que haber traído unos trajes de buzo!

  • Hospedaje Amanda = 400 c$/hab.doble.
  • Taxi al puerto = 20 c$
  • Pasajes en panga San Carlos-el Castillo = 140 c$/p.p (Tlf puerto: 8855 68 42)

0613_riu San Juan

A las seis de la mañana del sábado salimos en un panga hacia el Castillo. El “Cafetín”… cerrado, y en el del frente, no había café! Uh!. Subimos las escalinatas que llevaban hacia la fortaleza, y a la derecha estaba el albergue “el castillo”; allí si que desayunamos como reyes… tras 30 minutos de espera.

0711_el castillo

Buscábamos una excursión por la reserva biológica de Indo Maiz, pero los precios por una acampada nocturna, se disparaban!. Escogimos la opción 2… encontramos a Marcelo, el pequeño de 5 hermanos que nos llevó en canoa por el riachuelo Juanita hasta un meandro cubierto por una bóveda de vegetación impresionante, nos bañamos, y acabamos la tarde pescando junto a sus hermanos, a orillas del río San Juan. Pues menos mal!, menos mal que no nos fuimos a acampara a la reserva, porque por la tarde cayó un diluvio que nos hubiera arrastrado río abajo. Por la noche amainó, y fuimos a cazar caimanes. UhUh!!!

  • Albergue el Castillo = 20 $/hab.doble
  • excursión canoa, pesca y caimanes = 55 $/2.pers
  • desayuno en Vanessa = 150 c$
  • entrada a la Fortaleza del Castillo = 45 c$/p.p
  • también Hotel Voctoria. www.hotelvictoriaelcastillo.com

0693_castillo

Al día siguiente desayunamos en la acogedora terraza sobre el río, de “Vanessa y Tropical”, lo encontraréis bordeando el camino de piedra bajo la fortaleza, unas casas más abajo. Es de una familia muy agradable, y las cabinas para dormir, parecía bonitas.

Nos íbamos a Solentiname… el paraíso en el lago… a una comunidad de pasado guerrero y un alma que se pinta con arte primitivista.

Os lo contaremos en el próximo post ;)