Bizkaia: Para algunos sería un sinónimo de la actual palabra vasca bizkar – “loma o cima”; para otros se parece más a etimologías como bits-kaia -“puerto de espuma” o bizi-kaia – “puerto vivo”; para nosotros significa – “tierra increíble!”.

Nuestra pequeña escapada a las tierras del norte… dio para mucho. En la segunda etapa, salimos de Mundaka (que me tiene el corazón robado!!!) siguiendo la ría Mundakako Itsasabarra hasta que se convierte en el río Oka, en Gernika. Después de la visita cultural ;) nos dirigimos a la capital. Bilbo la grande!.

1853_Mundaka

puerto de Mundaka.

Mundaka, es un amplio estuario de extensos arenales!. El día era perfecto porque la marea estaba muy baja, y en las lindes de la Reserva de la Biosfera de Uradaibai, los fondos de el las marismas de Busturia, quedaban al descubierto! un espectáculo natural de verde esmeralda.

1870_ona d'esquerres

surfeando la la ola de izquierdas.

La reserva es conocida por ser refugio de multitud de aves antes de partir hacia el sur. Hay especies raras, como las barnaclas, el eider o las avocetas. También pueden observarse garzas reales, cormoranes, charranes, anátidas, espátulas, correlimos, agujas, archibebes…

Cerca de las cuevas de Santimamiñe, dirección a Lekeitio, se puede visitar el valle de Oma, sonde se encuentra el Bosque Animado de Agustín Ibarrola. Se trata de un conjunto de pinturas realizadas sobre los troncos de un bosque de pinos. 

Así que… rumbo a Gernika!

En el corazón de Bizkaia, se encuentra la que alberga el lugar donde se reunían las Juntas Generales de Vizcaya, símbolo de las libertades de los vizcaínos y donde antiguamente, los señores de Vizcaya, tras recibir su título, venían a jurar el respeto al fuero.

Como no, visitamos los enclaves que nos recomendó la chica de la oficina de turismo… pero primero, nos dimos una vuelta por el pequeño mercado.

1891_mercat Gernika

comprando verduras en el mercado de Gernika.

Aunque en Gernika hay un dicho popular que dice «Lunes gernikés, golperik ez», en otras palabras «el lunes en gernika, ni golpe» porque es el día de mercado… tuvimos suerte ;) pues se celebraba la feria de la alubia vasca. Cata y degustación de alubia, feria hortofrutícola y exposición y venta de artesanía.

1913_vidriera

vidrieras obra de Masiera, diseño del pintor bilbaíno Guiard.

En la casa de juntas pudimos visitar el salón del pleno y la impresionante vidriera de la sala contigua… el árbol de Gernika, y el parque de los Pueblos de Europa. Allí se encuentran dos colosales esculturas esculturas de Eduardo Chillida (Gure Aitaren Etxea) y Henry Moore (Gran figura en un refugio).

1924_parc

la figura dorada de Moore. 

El mural… también vimos una boda en la catedral incluidas las figuras del xxx y el cholo, dándo paso a la novia… El famoso cuadro de Pablo Picasso, está inspirado en los hecho que se desencadenaron ese lunes 26 de abril’37, día de mercado. Guernica fue brutalmente bombardeada por la Legión Cóndor, unidad aérea de la Luftwaffe, alemana. Durante cuatro horas aproximadamente los aviones alemanes redujeron a escombros la ciudad entera. Este exterminio de la población civil, junto al bombardeo de Durango, sería el inicio de la estrategia bélica conocida como «Guerra total».

1937_Pablo picasso

mural del Gernika, Pablo Picasso.

 

y por fin, llegamos a Bilbao!

Bilbao da para mucho!…

La urbe vasca más cosmopolita, poblada e inquieta.

Durante las últimas dos décadas ha sabido reinventarse a sí misma, transformando su fisonomía de industrial a su elegancia actual… aunque conservando el encanto y carisma de sus viejos rincones. La insignia indiscutible de Botxo (así es como se le conoce popularmente), es el espectacular Museo Guggenheim, diseñado por Frank O. Gehry, de gran fama internacional. Pero es mucho más que eso gracias a su gran oferta cultural, comercial y gastronómica.

Acompañan la ondulante arquitectura del edificio más conocido, otras estructuras modernas como, el Palacio Euskalduna (sede de congresos internacionales), las Torres Isozaki Atea y el puente frente a estas, y el Bilbao Exhibition Centre de Barakaldo.

1987_guggenheim

vistas del museo, desde el puente Principes de españa.

Un día en Bilbao!? por dónde empezar… quizás por su corazón, el Casco Viejo y las 7 Calles. Un enjambre de edificios antiguos y callejuelas de encanto indiscutible, plagada de bares, tiendas de nuevas tendencias y diseñadores locales, y edificios como la Iglesia de San Nicolás, o la Catedral de Santiago (de estilo gótico, y dedicada al patrón de la ciudad). Si deseáis comprar productos gastronómicos de la tierra, lo mejor será visitar el mercado cubierto más grande de Europa, el Mercado de la Ribera.

1955_guggenheim

vistas del museo, desde el puente Pedro Arrupe.

El domingo, en la Plaza nueva, coincidimos con multitud de bilbaínos tomando unos pinchos, cambiando cromos, ojeando puestecitos de filatelia, numismática, y niños por doquier corriendo o en patinete!.

Una forma muy agradable de desplazarse e ir viendo sus distintas zonas, es utilizando el Tranvía, que empieza en la antigua estación de Atxuri, recorre toda la ría y termina en la plaza de Catilla, frente a la gran avenida comercial de Doctor Areilza. La ría sirve para escalonar sus zonas… en la primera parte, la antigua, se encuentran el Teatro Arriaga (inspirado en la Gran Ópera de París, al que no le faltan espléndidos detalles) y el espléndido edificio de la estación de Santander; y se extiende hasta la parte final, cerca de San Mamés y el puente de Euskalduna.

Y así llegamos a las ruta de pintxos. Os dejamos aquí debajo algunas propuestas, organizadas por zonas… aunque nosotros nos centramos en la del Casco viejo!

1.- Ruta por las Callejuelas!

Casco antiguo: la ruta!; Es la zona de más tradición de la capital vizcaína, uno de los principales centros de ocio y comercio de Bilbao. En sus calles peatonales, los comercios clásicos se alternan con los más innovadores y con abundantes bares y restaurantes en los que degustar lo mejor en gastronomía.En la calle del Perro. Los pintxos y raciones más emblemáticos son las de rabas, de tigres, champiñones, bacalao y los pintxos de tortilla. Recomendamos los pinchos de jamón ibérico de  ‘Xukela’, un local antiguo como la ‘Taberna Joserra’, o las cazuelas de comida casera del ‘Río Oja’.En la Plaza Nueva, destacan el ‘Sorginzulo’ con sus pintxos de la tierra, el ‘Zuga’ donde imperan los bocados de diseño, y los históricos ‘Café Bilbao’, o ‘Víctor Montes’.En la calle de Santa María, el del mismo nombre ‘Santa Maria’ es la típica taberna con la decoración de los 60, y en el ‘Gatz’ se pueden degustar sus pinchos de tortilla de bacalao.

Finalmente en la calle Jardines, el ‘Berton’ y el ‘Sasibil’, sirven excelentes pintxos y vinos.

2.- en el Ensanche!

 Centro y diputación: la ruta!; Su arteria es la Gran Vía y su epicentro la plaza Moyua, lugares donde es posible encontrar algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad como el Palacio Chávarri, el bello Palacio de la Diputación, la biblioteca o las bocas de metro diseñadas por el arquitecto Norman Foster.

2018_biblioteca

el palacio de la Diputación se refleja en las cristaleras de la biblioteca.

El Palacio de Bizkaia es el mejor ejemplo del eclecticismo dentro del arte contemporáneo del País Vasco.

Las obras de construcción comenzaron en el’1890, de la mano del arquitecto Luis Aladrén. El proyecto cumplió las expectativas que tenía la burguesía de Bizkaia, que quería expresar en su nueva sede el auge y la fuerza de la economía del territorio.

3.- Entre arquitectura contemporánea!

 Rodeando el guggenheim: la ruta!; En el entorno del delirante edificio de titanio, también existen otras arquitecturas que decoran la zona… como las Isozaki Atea, que es como se conoce a un complejo de siete edificios diseñado por el arquitecto japonés Arata Isozaki con la colaboración del arquitecto bilbaíno Iñaki Aurrekoetxea.

1991_Isozaki

dos torres gemelas de 82 metros y 23 plantas. 

Y así terminaos… esperamos volver otro día a disfrutar como lo hemos hecho esta vez! ;)

Salut!

Enlaces de interés:

euskadi bizi-bizirik … euskadi “al natural”.