“Las etapas de los pueblos no se cuentan por sus épocas de sometimiento infructuoso, sino por sus instantes de rebelión”José Martí.

Hola gente! la semana pasada, durante tres días, estuvimos en Bilbao… y que bonito!!!

Nos pusimos en marcha a las 5 de la mañana… eramos 4, así que el viaje nos salía mucho más económico (y ecológico) en coche, que en avión (las “ofertas” estaban por las nubes: 80€ ida y vuelta, y nos teníamos que desplazar hasta Barcelona).

1643_surt el sol

La salida del sol, nos pilló en Monegros… todo un espectáculo de rojo intenso que iba bañando los áridos montículos, y tiñendo los molinos de viento.

El primer día y medio lo íbamos a dedicar a recorrer la costa, y el siguiente a recorrer las calles de Bilbao.

Así que… rumbo a Getxo!

En la desembocadura de la Ría de Bilbao, Getxo desparrama sus palacios y mansiones monumentales, edificadas entre el s.XIX y XX, desde Areeta-Las Arenas al Puerto Viejo.

1654_platja Guetxo

la playa de Ereaga-Azkorri, Getxo.

Nos detuvimos en la Oficina de turismo, para que nos dieran información sobre los hoteles que podríamos encontrar y los lugares destacados que visitar… aunque ya habíamos buscado, eh? Nos pareció alucinante sin haberlo visto ;)

Recorrimos el paseo de la playa junto a los vascos más dinámicos, aquellos que en pareja o en grupitos se reúnen para andar a toda prisa y mantenerse tonificados, entre pacientes pescadores y cruzándonos con cantidad de surferos .

1672_puente de Bizcaia

el puente de Bizcaia, Getxo.

Nos acercamos a la colosal estructura metálica, Patrimonio de la Humanidad, contemporáneo de la parisina Torre Eiffel. Una vaina que parece un enorme autobús, cruza colgada transportando viajeros y vehículos entre las dos márgenes de la ría.

De ahí, nos fuimos en coche a un pueblo, asentado en uno de los meandros de la ría; Plentzia.

1686_plentzia

la pasarela arqueada, Plentzia.

Carlos Fernández Casado diseñó la pasarela peatonal que une el pueblo con la estación de ferrocarril, después de que las riadas del 84′ destruyera el antiguo; las barquitas descansaban allí cerca.

Nos paseamos por uno de sus núcleos urbanos… el Casco Histórico o la Villa original, y probamos nuestros primeros pinchos vizcaínos, amenizados con un dulce vermouth “y su ingrediente secreto” :O  en “la llama” (en las escalinatas que unen la plaza de la iglesia con el paseo).

1710_platja plentzia

playa de Gorliz, en la bahía de Plentzia.

En la ancha bahía, el mar embate con fuerza hacia el interior y llega calmo a la playa… su fuerza impone!

Seguimos adelante hasta Armintza! un puerto pequeñito, refugiado tras una enorme coraza de piedra, que mantiene a ralla la furia del océano! disfrutamos del espectáculo de las jóvenes surferas del puerto de Lemoiz!!!

1748_el mar2

el puerto de Lemoiz, Armintza.

Seguimos hasta Bakio, desde dónde se empieza a insinuar la silueta de la hermita de Gazteluatxe, erguida sobre un peñón triangular.

1802_platja bekio

playa de Bakio, Bakio senada.

Impone también el paisaje desde el mirador de la carretera, en lo alto de la costa más cortante.

1829_hermita

hermita de Gaztelugatxe.

Un lugar muy arraigado en la devoción popular.

Llegamos a Bermeo, la ciudad de las esculturas. Visitamos un pedazo ancho de muralla, junto a las vendedoras de pescado del escultor bermeano Enrike Zubia, situadas a ambos lados del Arco de San Juan.

Buscamos alojamiento en los dos pequeños hostales de la parte vieja, cerca de la iglesia de Santa Maria sin suerte; y por fin… Mundaka!

1857_Mundaka d'esquerres

la ola de izquierdas, Mundaka.

Acostumbrados a la balsa mediterránea, nos sobrecogió el oleaje indómito! la fuerza del elemento! los rizos del agua formándose mar adentro y reventando en estelas de espuma espesa! los surfers desesperados cabalgando contra corriente!

Acostumbrados a la balsa mediterránea, nos sobrecogió el empeño del hombre en dominar los latigazos del mal tiempo con paredones de piedra ennegrecida en todos sus muelles! y las marcas de una marea descomunal, que desafía marineros e ingenieros, a solucionar de forma elegante los 4 o 5 metros que quedan entre el nivel alto, o bajo de la marea!.

Diferencias que acompañados del viento propicio, en Mundaka toman otro significado! el de la MEJOR OLA DE IZQUIERDAS del mundo! y vaya si tiene renombre!. Australianos, franceses, ingleses, alemanes; allí se congrega 1/2 mundo; allí se pelean con la resaca que los arrastra, con las olas que los revuelve, con el viento que los corta y el frío que los maltrata. Pero hay que surfear a toda costa  ;)

La altura de las olas viene a depender de tres parámetros del viento, que son su velocidad, su persistencia en el tiempo y, por último, la estabilidad de su dirección. 
Dependiendo del obstáculo que encuentre en la costa, la fuerza y velocidad de la ola, y el punto de marea, las olas pueden adquirir diferentes expresiones y movimientos.
La resaca, la crea el agua que llevada por las olas hasta la orilla, se desliza de nuevo hacia el mar.

El viernes por la noche, todos los bares del pueblo estaban llenos y muy animados. Primero los pinchos, y después más pinchos.. y Txacolí, y Zuritos…

Mundaka… es precioso! no tengo más palabras!!!