6… esa curva que inspira, una relación descrita por el matemático italiano del siglo XIII conocido como Fibonacci, dónde «cada término, es la suma de los dos anteriores».

6… una curva delicada que aparece en configuraciones biológicas; los números de Fibonacci son naturaleza!.

La ruta de nuestro viaje, nos llevará a través de bosques, selvas, humedales y reservas biológicas! campos espesos donde la exuberancia de la vegetación no conoce competencia!

En la parte más estrecha de Nicaragua, entre dos océanos, bordeando el río de San Juan, está la inexplorada reserva de Indo Maíz, que comprende 3.180 Km², hogar de cientos de especies de aves, incluyendo tucanes, guacamayos, colibríes y loros; mamíferos como los perezosos, jabalíes, pumas, jaguares, e incluso manatíes; de monos congo, cara blanca y araña; reptiles y anfibios, como las famosas ranas venenosas, serpientes, cocodrilos, tortugas e iguanas.

1264_cargol

.

El Ministerio de Recursos Naturales (MARENA) no permite la visita a la mayor parte de su extensión, en un intento de preservar intacto, este paraíso natural único!. Guay!

Desde el remoto pueblo de San Juan del Norte… en el extremo sur de la Costa Caribe, está uno de los 2 accesos; el otro, está en Bartola.

Se accede a la reserva, en una excursión que empieza remontando el río Indo. Su anchura se va reduciendo lentamente y la naturaleza se hace más y más dominante. Se entra al camino en una excursión que regresa a San Juan el Norte el mismo día… o si hay suerte; los indios Rama (los únicos que pueden hacer de guías), nos podrían ofrecer albergue en su casa, por una única noche.