“Dos misioneros ingleses llegaron a la ciudad deseosos de convertir a los indios del Mato Grosso. Un joven boliviano, los utilizó como blanco de sus bromas. Los llevó a la terraza del hotel, y les señaló los fuegos distantes de las pequeñas granjas caucheras: – Ahí los tienen! Los salvajes! están a nuestro alrededor, observándonos…; ellos: – ¿Son peligrosos?; – Sí! peligrosísimos. Son todos caníbales!.; No hizo falta más, al día siguiente se marcharon río abajo, aterrados”. P.H.Fawchett, “A través de la selva amazónica”.

0926_rentant al riu

.

Llegamos a los pies del poblado y…

– Ei!!! barbudo!!!

Este fue el saludo más repetido entre los habitantes que se agruparon en lo alto de la orilla, divirtiéndose ante los torpes movimientos que hacíamos para salir la lancha, zozobrándola con… todo el mundo dentro, jejeje.

y por fin asomamos a Remoyacu (municipalidad de Angamos), pero… era igual que cualquier otro poblado amazónico!?!?!. que pasa aquí?! Casitas de madera sobre pilotes, tejados de paja, casa comunal junto al campo de fútbol… bueno, igual igual, NO!, les vigilaba el caradura del Teniente Governador :S (esto os lo cuento en un momento).

Miré a Edgar; hacía 15 años que había llegado allí por primera vez, cuando los Matsés vivían libres… había estado en los primeros contactos, ejerciendo de maestro… había estado entablando amistad con los adultos mientras soportaba la molesta curiosidad de los pequeños (le pinchaban con púas de puercoespín a través de la hamaca, mientras dormía :), había pasado 5 años compartiendo caza, experiencias, horas de charla alrededor de la hoguera, y ahora… ?!¿!?¿

diez años después, se había quedado petrificado ante esa visión.

diez años después, aguantaba las lagrimas para que no resbalaran por las mejillas.

sus ojos… reflejaban una ENORME DECEPCIÓN E IMPOTENCIA. Sabía que en el fondo, LES ESTABAN DILUYENDO… su querida ETNIA MAUYORUNA!!! les estaban diluyendo como han hecho desde siempre… con todos!.

0949_el poble

.

En 1969, el Instituto Linguístico de Verano (ILV) estableció contacto pacífico con los mayorunas, creando nuevos asentamientos en la quebrada de Chobayacu. Después de unas prospecciones realizadas por la compañía Arco (por eso debió ir el ILV a hacer contacto, no?), y de la creación de escuelas en los centros poblados, se evidenció un proceso de sedentarización (Claaaaro!). En 1973, el Gobierno creó la reserva; a partir de la década de los ochenta, llegaron los primeros ucayalinos al área habitada por los matsés, en el río Galvez. (fuente; y más referencias en el Atlas étnico de la Amazonía).

Y… como ocurrió?

Nos acompañaron hasta la casa comunal… ahí dejamos las mochilas y nos sentamos para charlar, mientras compartíamos unos maduritos, con Felipe; el anciano de una de las aldeas, a 1 día de camino.

  – Edgar… porque viven ahora todos juntos aquí? porqué dejaron sus casas?

  – Si bueno, a veeer. Felipe… cuéntales lo que me contaste a mi, sobre ese otorongo; de 2 metros…

  – El tigre gigante! alguno lo vio!. Empezaron a suceder muertes extrañas… no estábamos seguros en nuestras casas de paja. Mató a mi hermano.

  – Hace 10 años, un tigre mató a su hermano. También murió otro vecino cuando andaba fuera del poblado… Cuéntale, cuéntale, cómo era de grande?

  – Medía por lo menos 1,5 de alto… y dos de largo!. Teníamos miedo y diversas aldeas se unificaron en Remoyacu.

  – Dónde  casualmente… unos americanos evangelizadores, habían llegado para alfabetizar y civilizar y domesticar y a enseñar “la palabra”. Te das cuenta?! lo ves?! LOS TIGRES GIGANTES NO EXISTEN!!! Cojones!

.

Aluciné! alucino ahora que lo estoy escribiendo! Alucino cada día! se supone que deberíamos haber aprendido algo del pasado! se supone que dominando las nuevas tecnologías, nuestros intereses están más allá de domesticar a otras civilizaciones! no deberíamos aprender algo de ellas ahora que aún podemos?… nooo, en la impunidad de estar proclamando “la palabra”, reúnen al ganado para substituir la sabiduría de sus antepasados, ridiculizar, desorientar y confundir al personal, y claro está… después, lo salvan. Alucino!… y creíamos que la colonización ya había acabado.

Después te dicen…

  – Oh! es que aún hay tribus sin contactar y que son violentos ante culquier contacto humano!… ¿?¿?!

  – NORMAAAAL TIO! yo también estaría en aislamiento voluntario si pudiera… de hecho, todo el mundo debería estarlo hasta que aprendiéramos a respetar a los demás en su forma de vestir, en su forma de hablar, en su forma de creer, y quisiéramos comprender algo más de la vida.  

Ahora los quieren convencer que “necesitan” una carretera. Sacad vuestras propias conclusiones :(

0930_poblat Matses

.

Visitamos la casa de César, dimos una vuelta, nos sentamos en el banco frente al campo de fútbol… e hicimos tiempo hasta nuestro deseado chapuzón al atardecer!!! iujuuu!!!

Un tronco enorme se hundía lentamente desde la playa, haciendo a la vez de embarcadero para las canoas. La corriente era fuerte, pero sentados en la madera dónde el agua nos cubría hasta los hombros, estuvimos a salvo… no de los 4 o 5 niños curiosos y 2 adolescentes, que revoloteaban en las canoas cercanas ;).

Esperando el momento de… pescar!

Nos había invitado a pasar la noche en casa de César y sus hijos… colgamos la ropa en los cables frente a la casa, pero al entrar solo encontramos a nuestro César preparándonos un delicioso te, y a nuestro Edgar, utilizando la cocina de leña para ahumar el Majaz (el que nos llevaremos de vuelta); todo el mundo está reunido organizando las “mingas” (ya os he hablado de ello en otras ocasiones) destinadas a adecentar el pueblo para la inminente celebración del “Encuentro Matsés” (noticias: en el Diario “la Región” y “Amazon channel”).

Tomamos posiciones en las hamacas del centro de la sala, mientras charlábamos… de todo!

Sobretodo, del que se había presentado en casa de César sin invitación, para pavonear su “alto rango” dentro de los funcionarios gubernamentales… uecs!

– Hola! soy el Teniente Governador!

– Ya… (un silencio de Edgar), y que?

– Bueno, suelo dar la bienvenida a los forasteros que visitan la comunidad, para… bla, bla, bla…

– Si, oiga por favor! mireee… estamos aquí con nuestros amigos catalanes, de españa, presentando nuestro respeto a esta familia en su casa, estamos hablando con ellos. Ahora mismo… ya hablaremos más tarde.

– Bien! pues les espero pues en mi casa.

Bueno, y de qué creéis que nos quería hablar?… de bla, bla, bla… y para PEDIR DINERO! para la cominidad?… si claaaro! jajaja!

0961_descansant Remoyacu

.

Cuando acabó la reunión comunal, Benito nos llevó de pesca nocturna… CON LANZA!!! bien!!!

Navegábamos los tres solos, bajo un manto de estrellas y oscuridad total; a remo, para no hacer ruido cuando nos acercábamos a la orilla; enfocaba lentamente a lo largo de las aguas bajas hasta que encontraba un Huasaco; se pone de pie… lentamente; la lanza de tres puntas se acerca, lento, lento a la superficie; ni respirábamos… ; ZAS! ya está! lo tiene, lo tiene!… que dientes! :O ; a la olla! y a por otro ;)

Tengo que decir que Òscar lo intentó… tres veces… a la tercera, lanza en mano, se asomó lentamente al borde del bote, la línea anaranjada del dorsal del pescado dormido, se balanceaba; lo tenía allí, entre las ramitas; arremetió con todas sus fuerzas y… CLAC! PARTIÓ LA LANZA!. Pobre Benito… se quedó sin palabras.

En el interior de una familia…

Cuando volvimos con los trofeos que nos servirían de desayuno, todo el mundo dormía; nosotros antes, teníamos hacer un pis i a cepillarnos los dientes fuera; era un remanso de paz, las luciérnagas que en la selva habían sido naranjas y en el río, azules… ahora eran muy pequeñas y de un blanco brillante! aparecían y desaparecían, deambulando entre las casas.

0939_hores baixes

.

A las 5 de la mañana se oyen los primeros pasos, y se entablan conversaciones lánguidas y tranquilas que durarán hasta las 6 o las 7.

Cuando aparecemos por la mañana, nos saludan con grandes y tímidas sonrisas; los más pequeños corretean entre las hamacas, se abrazan a sus mamás y juegan con bolsas de plástico, cordeles y ramitas. Las mujeres, no nos hablan directamente, están atareadas con la cocina, la casa, el huerto y los animales… ellos son cazadores y pescadores.

“En la organización cotidiana de las tareas, las mujeres reinan sobre el universo del hogar y no se aventuran en la selva, más que como auxiliares para los cazadores”. Grupo familiar Achuar de Philippe Descoda.

Curioseamos sobre su vida cotidiana, y ellos curiosearon sobre la nuestra.

Aprendimos algunas palabras en Matsés (transcribo tal como suenan y pongo ¨ en las neutras):

  • Arä = Hola ; Nínu = Adiós
  • Ahí = Sí
  • Tsu tsi-ne = Como te llamas?
  • Bïrambo = Gracias
  • Dadä widïng = Hombre fuerte

Después del encuentro Matsés, César organizará una minga para construirle una casa a Benito, su hijo mayor!

Antes de partir de nuevo hacia el camino de vuelta, nos vino a visitar la señora Teresa, la mujer más mayor de la comunidad… debe rondar los 65 años.

0963_matses Remoyacu

.

Llegaron las fotos de familia, y las despedidas…

0950_familia d'en Felipe

.

0970_junts matses

.

0966_Benito family

.

Nos regalaron unos brazaletes con motivos geométricos; algo parecidos a los de zig-zag llamados Utunmiamu (por los Achuar), que se colocaban los hombres después de haber encontrado su Arutam (su alma guía).

 

El retorno…

Este fue más duro (si cabe)!

pero esto lo contaré en el próximo post ;). Salut!

“Hay que tratar de penetrar en lo que ellos piensan, y no pretender hacerlos pensar de nuestro modo”. Joseph-Marie de Gérando (1800).