Se dice que: “La vida es el arte de sacar conclusiones suficientes, a partir de evidencias insuficientes”.

La propuesta recibida: 

Por el mundo entero es conocido, que la sabiduría de lo llamados espíritus de la selva, inunda la vida, guía y genera una convivencia en armonía, entre los pueblos indígenas y la tierra que los acuna y que les proporciona (o proporcionaba… ya hablaré de ello, más adelante) lo necesario para su supervivéncia… DURANTE MILENIOS!!!

Ellos escuchan y siguen sus consejos… llámalo visión o revelación, llámalo instinto (eso que nosotros hemos olvidado), o llámalo aprendizaje durante la evolución… la cuestión es que los llena, los hace felices y les serena ante las adversidades.

En base a una propuesta “un tanto especial” que nos ha hecho César, me he puesto a investigar sobre el tema…

“Donde yo nací, había un Chaman verdadero… todas las personas acudían a él para una consulta, incluso venían de otros pueblos para sanarse.

He estado buscando entre Pucallpa, Iquitos, y Requema, un hombre con el que yo pudiera garantizar la verdad y no caer en la mentira; por que eso me haría mal, tanto a mi y a mi empresa, como a ustedes. Por fin encontré a Enrique, y fue casualidad que llegó José “el vasco”, compartió conmigo la ceremonia, y él te contará su experiencia… por si ustedes están dispuestos.

Enrique tiene interés en el estado de conciencia alcanzado en la experiencia con la Ayahuasca y las implicanciones de curación y crecimiento interior, que esta nos brinda al limpiarnos de bloqueos psicológicos y emocionales, y permitiendo ver claramente las causas psicosomáticas que nos llevan a la enfermedad.”

… sobre el tema de la Ayahuasca.

Ahora viene cuando os pego “el rollo”… he aquí, la síntesis de una tesis doctoral muy interesante!

Espero (sinceramente) no herir la sensibilidad del autor del documento, ya que, aunque he intentado mantener la estructura inicial, sus frases y palabras técnicas… me he visto obligada a rehacer y simplificar mucho el texto, destinado a personas como yo… no versadas en la antropología.

 

Conocer la Amazonía, conocer a los Shuar… conocer la Ayahuasca

“A trasluz de la Ayahuasca” es una tesis de Josep Mª Fericgla (Dr. en Antrolpología Social y Cultural; currículum; fundación), basada en el trabajo de campo realizado entre los shuar del Ecuador (1991-1996). (también en vídeo).

 

Una variable que deferencia, esencialmente, al ser humano de sus primos biológicos, es la potencial capacidad de autoreflexión, que permite el diálogo reflexivo con uno mismo (dialogismo), reflexionar sobre el propio pensamiento y reconfigurarlo… somos así receptores pasivos de cultura y creadores conscientes de mensajes culturales.

La forma etnográficamente más extendida de impulsar y manipular este dialogismo mental, ha sido por medio del uso de plantas y pócimas enteógenas. 

  • Ayahuasca = Mixtura vegetal de poderosos efectos enteógenos, generadora de sueños, amplificador de emociones y de consciencia.
  • Enteógeno = que provocan un estado modificado de la consciencia.

1.- Introducción: 

El ser humano, ha buscado desde sus albores, fórmulas que les permitan interpretar su entorno. Después de dar mil y una vueltas estudiando los procesos de creación, transmisión y cambio cultural, siempre queda la incógnita del funcionamiento de nuestro complejo “cerebro-mente”, que tiene el habla (logos), como la más sofisticada de sus manifestacines.

Para entender “la mente”, los antropólogos trabajamos con biólogos, con los cibernéticos, con la ingeniería de s0ft y con la inteligencia artificial… pero, sea como fuere, siempre bregamos por entender las leyes que regulan nuestra capacidad de creación y de transmisión cultural, regresando al complejo mente-cerebro.

El uso de plantas psicoactivas ha sido una constante a lo largo de nuestra evolución como espécie; han estado en el centro de la mayor parte de rituales de paso, ceremonias extáticas, sistemas de curaciones y credos mistéricos de la humanidad. Y son, precisamente, estos complejos culturales o creencias, los que están en el centro de los sistemas de valores que orientan la conducta individual y las relaciones sociales fundamentales.

Casi cada sociedad dispone de uno o varios enteógenos reconocidos por sus tradiciones: peyote entre los huicholes; ayahuasca entre los indígenas de la Alta Amazonia; setas psilocibicas entre algunas etnias meso-americanas; el cactus San Pedro entre los quichuas andinos; el hongo Amanita muscaria entre los pueblos siberianos e himalaicos; bebidas alcohólicas en el mundo cristiano; Atropa Belladona y las diversas Daturas en el mundo europeo pagano; harmal entre los árabes y beréberes; en las islas del Pacífico, la kava (así lo cuentan los amigos de Marcando el Polo); etc.

Alrededor de cada psicótropo descubierto por la humanidad, que se genera un sistema de valores y a la larga, un nuevo núcleo cultural.

El nivel de percepción a que induce el consumo de enteógenos, genera metamensajes desde un estrato lógico superior (“mensajes sobre mensajes” que constituyen la parte más elevada del pensamiento y la etapa más refinada de la cultura).

2.- La ingestión de Ayahuasca:

Su ingestión implica una decisión consciente; no es adictiva.

Los Shuar toman Ayahuasca para hablar con su Arútam, para que les dé valor y para establecer normas y procedimientos sociales, para condicionarse y para reforzar algunas ideas referidas a soluciones de problemas cotidianos; también se consume dentro del marco del ritual iniciático de búsqueda de este, entre los 6 y los 12 años (práctica tradicional casi desaparecida), con la esperanza de ver al espíritu, soportar su impetu destructor y participar así de su poder en beneficio del propio sujeto.

El Arútam es concebido entre destructor y, a la vez, dador de fuerza y vitalidad; es el espíritu mas poderoso y diabólico de la selva, pero a la vez defensor de quien lo ha vencido y lo ha hecho suyo.

Descripción de los efectos somáticos:

  • Salivación inmediata debido a su gusto amargo y acre, a veces incluso agrio y ácido.
  • Sensación de lasitud y entumecimiento corporal, al mismo tiempo que la percepción se agudiza muchisimo (adquieren relevancia los sonidos agudos y los colores brillantes y blancos).
  • Sensación de somnolencia y de tener el estómago ligeramente hinchado, aparecen náuseas y un regusto agrio y metálico (si hay bostezos, pueden aumentan el efecto enteógeno).
  • Llega el “estado de ánimo estético”, los imputs resuenan en la mente cargados de emotividad, especialmente los sonidos, las melodías y los ritmos; sensación de frío. 
  • A los 45 min (entre los occidentales) se suele tener ganas de permanecer con los ojos cerrados en una actitud de profundo recogimiento interior, no obstante se requiere primero una limpieza del cuerpo. A menudo, produce vómitos (físicos), de origen psicosomático. 

Los indígenas afirman que “en primer lugar se limpia el cuerpo, y luego, el alma”.

  • La necesidad de vaciar las entrañas de restos estomacales y detritus, se convierte en un apuro, aunque es controlable con una profunda inspiración. Es probable que tenga algún efecto de depurador hepático y prácticamente es seguro, que tiene algún tipo de acción sobre la vesícula biliar. 
  • Después de los vómitos, la potencia extática de enteógeno aumenta considerablemente; la epidermis adquiere un color más blanquecino, persistiendo la sensación de frío.
  • Sensación de sudoración de carácter grasoso y/o impresión cabellos desordenados, por la aceleración del metabolismo corporal. 
  • A los 60 min, aparece un regusto de acetona y metálico, la impresión de tener el cuerpo totalmente dormido y pequeñas dificultades de traslación; pero la mente está despierta y activa.

“Es exactamente como un soñar acompañado de mucha intensidad emocional, pero manteniendo la consciencia despierta”.

  • La dimensión psíquica domina sobre la dimensión física. Se suceden las explosiones extáticas en su interior.  Se puede salir del bucle de actividad mental unos instantes, mediante una profunda inspiración.
  • Al ir disminuyendo el efecto de la mixtura vegetal, las personas muestran unos ojos enormes con una mirada fija y brillante sin dilatación de pupilas; los griegos los llamaban “los ojos extáticos que han visto el más allá”. 

El efecto dura de 2 a 4 horas.

Descripción de los efectos sobre la mente y el entendimiento:

Los encefalogramas (EEG, ver punto 4) muestran variaciones bioeléctricas en el cerebro.

  • El sentimiento que impregna el sujeto, es de compañerismo y fraternidad. El sujeto mantiene la atención despierta, tiene perfecta consciencia de su entorno y de si mismo. No se trata de un proceso alienante. 
  • La experiencia que cada uno tiene del tiempo en estado extático, está relacionada con el contenido emocional que tiñe cada momento de la vida, pero no hay modificación de la “percepción temporal” del momento.
  • Al principio del aprendizaje y de cada experiencia enteógena, suele haber una etapa de cierta confusión y desorden mental hasta que, inadvertidamente, los pensamientos se van enroscando para formar finalmente un hilo que lleva a lugares inesperados de la propia mente.
  • La imaginería que más a menudo surge, es de formas alargadas, resplandecientes de vivo cromatismo, y muy dinámicas. También aparecen a veces imágenes aterrorizantes, o extáticas, arquetípicas, aparentemente vulgares, edificios o ciudades enteras.
  • Para que el pensamiento no se pierda entre imágenes alejadas del propósito que ha motivado la ingestión, hay que regresar al mismo punto orientando la atención despierta hacia allí. Este punto se resuelve por los adeptos, cantando himnos cuyos textos y melodías les orientan.

Los cantos, palabras e imágenes sacras, són indicadores cognitivos (señales de tráfico), para poder orientarse en la excursión psíquica.

  • De vez en cuando se inspira profundamente, lo que produce un estado momentáneo de relajación de la tensión interna; el individuo dirige su atención a la realidad externa y regresa de nuevo al arrobamiento interior.
  • Prácticamente todos los occidentales, dicen tener graves reflexiones sobre si mismos, dónde aparecen claramente definidos sus defectos en la forma de actuar; suele haber, una voluntad para resolver tales conflictos de personalidad.

Los estados mentales alternativos, despiertan o potencian en el sujeto una capacidad de comprensión de si mismo y de su entorno en base a una lógica de las imágenes (la famosa “percepción estética” de la realidad), y al mismo tiempo generan un elevado compromiso del individuo hacia su situación vital. 

  • La excursión psíquica, puede ser percibida como una vivencia de brutal soledad (una exploración dolorosa de los propios límites y carencias del sujeto), otras veces como experiencia reveladora y otras como estado de plenitud y de bienestar extático. A veces produce una desbordante aunque serena alegria, y otras intensos lloros (no de carácter dolorosos) debidos a la abrumadora experiencia que tiene el sujeto de sus propios abismos psicológicos, sean de tristeza o de alegría.
  • Cuando el efecto va desvaneciéndose, y si la excursión ha sido de buena calidad, la percepción es la de haber atravesado una experiencia absolutamente profunda y difícil, que al final aporta un enorme sentimiento de plenitud, serena alegría y fraternidad. En estos casos, nunca se olvida (literalmente) lo rememorado durante el trance.  
  • En sentido contrario, hay veces que la experiencia se reduce a una ligera modificación de la consciencia y no tiene ni los efectos anímicos ni psicológicos descritos. 

Se trata de una experiencia de auto descubrimiento, que genera dolor, angustia o total plenitud.

  • Al día siguiente el sujeto entra en una fase inusualmente despierta y receptiva, muy atento al mundo objetivo y a sus emociones y sentimientos cotidianos (su origen, dirección, intensidad, etc).

3.- La importancia dada a los sueños:

La idea central de todo shuar es la búsqueda del “estar completo”, indicador de normalidad y de plenitud vital. Los sueños naturales y las visiones inducidas dan todo lo que necesita un ser humano, para vivir con plenitud.

Símbolos:

Nuestra capacidad de creación simbólica, es sin duda alguna, el arma más potente de que disponemos los humanos. Estos símbolos son la proyección externa de las imágenes psíquicas:

  • perro = fidelidad, fraternidad, familia.
  • tu casa = el sueño habla del propio sujeto.
  • animales salvajes = enemigos, o impulsos incontrolables.
  • buzones = símbolo de comunicación.
  • Si un shuar sueña con una voz que le hace observar algo que le está sucediendo a el mismo, lo interpretará como indicativo de que le sucederá a otra persona; Si se ve a él mismo pero ninguna voz le indica nada, el shuar interpretará que aquello le sucederá a él mismo.
  • La Serpiente, es considerada por antonomasia el símbolo de la energía vital del ser humano, sublimación plástica de la fuerza vital o psiquica.

No existe una sola tradición religiosa, chamánica o simbólica, que no otorgue un lugar destacadísimo a la serpiente.

Hasta tal punto es importante para la sociedad shuar tradicional el contenido de los sueños en relación al trajín de la vida cotidiana, que los ancianos (analista onírico y guía vital del grupo familiar) son especialmente protegidos.

Los viejos, son como el libro que almacena todo el saber de la vida pasada y constituyen una especie de patrimonio familiar.

El grupo familiar que habita la jea (choza o cabaña), se reúne cada madrugada (hacia las 4:00 h o las 5:00 h) alrededor del fuego doméstico que han avivado las mujeres, y pasan entre una y dos horas, en actitud de tranquilo desperezamiento; es cuando los miembros del grupo que recuerdan los sueños nocturnos, los cuentan al resto.

Se despiertan lentamente como la naturaleza misma.

El último consejo del anciano Picham hacia al autor, fue: “Salga lo que salga en un sueño, y especialmente si se trata de caballos (representación de la parte intuitiva del ego, que permite al chamán viajar a las dimensiones de la alteridad, etc.) o de cosas vivas (pájaros, serpientes u otros animales), hay que ser valiente y tumbarlos de una patada ¡Pum! Vencerlos de alguna forma, y entonces el animal que sea en el sueño, se convierte en persona y te entrega el poder que ella tiene. Cada animal tiene un poder, debes quitárselo si te viene en tus sueños”.

Los grandes sueños buscados por los shuar, aúnan aspectos personales y piezas de la simbología colectiva de su cultura.

“En sueños, la mirada de un guerrero impasible, pintado con rucú, evoca un jaguar agazapado antes de saltar”. Philippe Descoda.

La parte inconsciente del ser humano probablemente debería ser entendida como una cocina donde se hallan almacenadas las supervivencias psíquicas de los millones de años de evolución del ser humano (la filogénesis en su vertiente psíquica) y los restos de la propia biografia individual (la ontogenesis).

La cocina donde se cuecen las estrategias adaptativas que mejor servirán al sujeto para su supervivencia y evolución.

La cocina desde donde se generan los valores culturales y desde donde se avisa al sujeto de los peligros de pérdida de contacto consigo mismo o con el entorno (consecuencias adaptativas).

4.- Resultados:

4.a .- Los datos estadísticos referidos a “El consumo de ayahuasca en relación a las respuestas afirmativas al SRQ“, revela en esta tesis (u trabajo piloto) que:

A mayor consumo de ayahuasca, menor cantidad de respuestas afirmativas; por lo tanto, mayor salud mental.

4.b .- Registros electroencefalográficos (EEG) de 24 voluntarios (12 indígenas Shuar: 3 chamanes, y 9 no-chamanes; y 12 occidentales que nunca antes habían tomado) bajo los efectos de la mixtura sagrada.

  • Preparación técnica electroencefalógrafo portátil (in-situ): Dr. Jordi Soler-Bach.
  • Realización EEG (in-situ): equipo de investigadores bajo dirección de Dr.Joan Obiols.
  • Análisis de datos: laboratorio de sonido y matemáticas de Josep Manuel Berenguer, médico y especialista en informática aplicada.

No hubo una gran diferencia entre los registros bioeléctricos entre unos y otros, aunque la dirección de la experiencia, es bien distinta según el entrenamiento anterior. Es decir:

Los Shuar, dirigen su imaginería mental hacia los fines propuestos, mientras que los occidentales inexpertos tienen graves problemas para (simplemente) mantener el equilibrio, mantener un diálogo cotidiano, y/o se sienten presas de las visiones y pulsiones.

En los EEG, las ondas “theta” aumentan su importancia respecto a las demás; podría tratarse de un intenso proceso de adaptación o reajuste cognitivo del sujeto, respecto de lo vivido… la transformación de las imágenes en conceptos. Probablemente el enteógeno actúa generando una cierta inestabilidad controlada en los cuatro ámbitos (instintivo, emocional, fisico e intelectual) con el fin de permitir reordenar las pulsiones y emociones internas, y los valores externos proyectados en forma de pautas culturales.

El complejo mente/cerebro es auto-organizativo, funciona creando por si mismo aquello en lo que pueda reflejarse y al revés. Los inputs o estímulos externos (a lo largo de lo vivido) no provocan una respuesta unívoca en todos los sujetos, si no que lo determina el orden interno del propio sistema mental del sujeto, que los recoge, los incorpora y emite una respuesta.

El carácter de la respuesta de un sujeto a un estímulo, será resultado de lo sucedido con el input una vez dentro del sistema mental. 

Durante los estados mentales dialógicos nuestra propia mente habla consigo misma, se auto-observa, reelabora sus contenidos emocionales recientes y lejanos, toma consciencia de símisma, etc… dentro de una lógica propia, dotada de una fuerte carga emocional.

Un sujeto en trance, puede perder el control de su propia consciencia (presa de sus percepciones modificadas de la realidad; es un estado parecido a la locura), la lucha para recuperarla, es una pugna contra la propia locura y por recordar quién es cada cual; en ningún caso se pierde la posibilidad del regreso a la cordura, ya que se trata de un estado artificialmente inducido. 

Si el sujeto recibe un aprendizaje adecuado, para iluminar con el conocimiento despierto los distintos impulsos, puede educar las propias pulsiones, reorientar las formas automatizadas de respuesta a los estímulos externos, etc.

No se debe olvidar que en los potenciales irracionales (afectividad, estética, estados de ánimo, intuición,etc.) se halla también la base de toda creación cultural, y de aquí nacen algunas asociaciones tan populares como la que hay entre el loco y el sabio.

Hoy en día, se puede hablar de “epidemia de alienación general”, al no aceptar estos potenciales humanos, y menos aún en tratar de educarlos mediante educación emocional.

En definitiva: 

Tomar o no tomar… esa es la cuestión!!!

Arte relacionado: Luis Tamani Amasifuen, un chamán y pintor visionario que documenta sus encuentros.

Reflexiones… no salgo de mi asombro! 

A finales del año 1994 se inició una guerra entre el gobierno Peruano y el de Ecuador con motivo de unos territorios situados en la cabecera del río Cenepa, en la cordillera ecuatoriana del Cóndor.

Estos territorios habían quedado en una situación política dudosa a raíz de otro conflicto bélico habido entre ambos países en el año 1941 (se firmó un tratado de paz en Río de Janeiro que adjudicaba la jurisdicción al Perú, cuya validez Ecuador no aceptó). Es así que actualmente los mapas geográficos Ecuatorianos, incluyen estos territorios amazónicos como própios (con una nota indicativa de la situación política en que están), y los mapas editados por Perú, también hacen lo mismo.

Los Shuar, están inmersos en un profundo conflicto. La etnia, sufre un acelerado proceso de deculturización, el modo de vida seminómada toca a su fin, la forma tradicional de adaptarse y explotar los recursos tropicales se halla en crisis debido a la creciente explotación por parte de empresas petroleras y madereras multinacionales; la lenta invasión de otras formas de vida foráneas dinamita las própias, los problemas territoriales con los colonos, la forzada necesidad de alfabetizar a sus niños, la pérdida de sus valores espirituales, el hambre… son algunos de los nuevos problemas a los que deben hacer frente.

Artículo sobre el Conflicto del Cóndor, en tierra de los Shuar.

Porqué no dejan vivir a la gente, en su territorio, tranquilamente?… por qué?… por un puñado de dólares? QUE TRISTE!