todo el mundo se ha sentido así… alguna vez?  “Es difícil para la gente, entender lo que hago, o como me siento. Es como estar constantemente tratando de representar el final de temporada de Lost”-  de Nomad grad ;)

Cenamos en un restaurante/sala de fiestas con la música a tope (175 som/p.p), y pasamos nuestra última noche en Kochkor! Ohhhh!

Salimos en taxi hasta Balykchy para rodear el lago de montaña más grande de Asia, y el segundo más grande del mundo tras el Titicaca en Bolivia… os presentamos el Issyk-Köl!!!.

Las temperaturas anuales del lago, varían en una franja térmica descomunal… pasando de los -25º en enero, a más de 45º en julio.

Ruta hacia el este. (google maps).

Esperamos en la estación de autobuses de Balykchy, la mashrutska que nos llevaría hasta Karakol (desde esta, salen las expediciones hacia el Pobeda Peak… uno que tienen allí, de 7.439 m, sólo! ), la ciudad más al Este del charco.

.

Si queréis pasar algunos días más circundando el lago… Barskoon, quizás sea una buena opción. Es un mini pueblo en la orilla menos contaminada, dónde os podéis dar un bañito, si la temperatura lo permite ;)   –(ver el blog “mi ruta de la seda”)-.

Datos de interés: 

  • Taxi Kochkor-Balykchy: 150 som/p.p. (30 min).
  • Samosa en la estación de autobuses: 60 som.
  • Mashrutska Balykchy-Karakol : 250 som/p.p. (4,5 h)

En cuanto nos sentamos entre los viajeros sureños del lago, un profesor de historia nos asaltó (verbalmente hablando)… su diálogo empezó en ese mismo instante, no lo dejó en las 2 horas que duró el trayecto hasta Bokonvaebo, paradiña incluida y 1 hora más, hasta Kara-suu dónde iba a visitar a su mujer:

que si:  – Mira, aquí  hay una estátua de Marx. 

que si:  – Mira, allí hay un sanatorio.

– En ruso, Dovra utra = buenos días; Dovra viech = buenas tardes; Dobro vojalovat = bienvenidos.  

– Estas casas, son para los turistas. (unos apartementos de madera junto al lago).

– Torsor es un pueblo muy bonito!

– En independencia, Kyrgyzstán está mejor.

– Vivís cerca del océano?… el agua del Issy-köl no es buena.

Uffff!!! 

Lo que os comenté… las niñas vestiditas de asistenta y los niños de traje.

.

Nos bajaron en la avenida principal, y en seguida nos orientamos para llegar al Neofit Guesthouse.

Datos de interés: 

  • Neofit guesthouse: 1.300 som/hab.doble.
  • Muy bien situado y habitación bastante acogedora.
  • Ducha y taza de water! Uh!.
  • Desayuno correcto; aunque las señoras que lo atienden sólo hablan ruso, intentan ayudar.

Karakol es una ciudad modernilla! La avenida que cruza la ciudad, está muy animada día y noche; frente al parque, podéis encontrar el Acmah Kape, allí tuvimos una cena romántica en los reservados color azul eléctrico de la terraza, amenizada con el karaoke… es mejor que el Fakir Kafé, y no hablemos ya, del Kafé del edificio de enfrente, decorado con luces navideñas :(

Hay muy pocos lugares (fuera de Bishkek) dónde poder comprar artesanía autóctona, pero uno de ellos, está aquí, muy cerca del Neofit; se llama Dom KpacoMbl, y colaboran con elprograma de ayuda del JICA (Japan International Cooperation Agency).

Altyn Arashan.

Antes de salir hacia ese pequeño paraíso que debe aglutinar el 90% de los abetos el país, nos pasamos por la “Post Office”… mandamos unas 12 postales, de las que os debo decir que, después de un año NO HA LLEGADO NI UNA!

Las marshutkas se pueden coger justo a la entrada del Ak-Tilek Bazaar (por 20 som/p.p), en ½ h llegan al desvío de Ak-Suu village, un camino/carretera de pedruscos enormes, que lleva al valle de las fuentes termales.

.

Son 4 h. de excursión a pié por terreno fácil pero empinado; también sube un 4×4/furgonetahechatrizas… y la frecuencia de paso, bueno! una vez al día.

El entorno es espectacular! Después de la dureza de los paisajes en el resto del país, parecía que de repente nos encontrábamos en Suiza… pero no todo fue reír y andar; Òscar… se iba patas abajo (abonó el terreno, varias veces  ;).

.

La panorámica del valle, el río serpenteante entre las casitas de madera, el glaciar Enilchek al fondo y la expectativa de dos días de descanso en ese rincón, nos hizo olvidar el mal trago al instante!, pero…

.

… QUÉ ES ESTO! Arashan Travel Hotel?! bastante penoso!, la única habitación “medio decente” la pillaron unos estudiantes japoneses, así que nos tocó una muy deprimente, con 8 camastros.

La comida, un auténtico asco y las mujeres que lo dirigen, son lo más maleducado y seco que hemos encontrado. Llamarlo hotel, es excesivamente generoso. Sí, es verdad, tienen las “Hot springs”, un lujazo para los amantes de los baños calientes como yo!.

Tienes otra opción, el Yak Camp, pero…

.

… al llegar al refugio, nos recibió Valentín bastante desaliñado. Echamos un vistazo… y la verdad, que decepción.

Nos ofreció su habitación – la mejor y la más caliente por estar al lado de la cocina – ; no está al lado, está dentro! no tiene puerta, y hace a la vez de almacén y armario de utensilios. El desorden que reinaba (tazas, cucharas y tenedores utilizados y comida seca por doquier) era sorprendente! Arriba tiene dos habitaciones más con camastros deprimentes.

.

Datos de interés: 

  • Altyn Arashan Hotel: 600 som/p.p; comida a parte, según carta.
  • Yak Camp: 550 som/p.p, comida incluida.

Visto el éxito, al día siguiente volvimos por dónde habíamos llegado.

En cuanto pisamos a la carretera, en Ak-Suu village, esperamos la primera marshutka a Karakol.

La arquitectura de la ciudad, refleja toda la variedad de culturas y tradiciones de los pueblos de este territorio tan especial. Hay que destacar la Catedral ortodoxa de la Santísima Trinidad y la Mezquita de madera de Dunghuang.

Ruta hacia el Oeste. (google maps).

A la estación de autobuses de largo recorrido (los que van a Bishkek) no se puede llegar andando, está en las afueras, un poco lejos!. Desde el gran mercado Ak-Tilek de Karakol, las Marshutkas 109, salen hacia allí con frecuencia.

Esperamos el minibus que se dirigía hacia Balykchy, entre tiernas despedidas familiares, chicos corriendo arriba y abajo llevando bultos, y conductores de autobuses.

Datos de interés: 

  • Marshutska 109: 7 som/p.p;  10 minutos.
  • Minibus a Tamchy: 130 som/p.p;  3 h 10 min.

Por la carretera…

.

.

.

Queríamos quedarnos aún, un día más en algún pueblo cerca de la playa.

El minibús paró casi al final de una fila de casas dispersas, en medio de la carretera. Oh! Main street :)… hay una granja de miel, algunos apartamentos para turistas… y poco más. WELCOM(E) TO TAMCHI!

.

Llegamos a casa de Sati Baktagula, es la sede de la oficina del CBT, c/Manas 55.

Es una casa con un patio interior lleno de flores, cuenta con tres habitaciones bien acondicionadas, el trato es muy bueno y la comida es excelente!.

La familia también trabaja en colaboración con el JICA, se dedica a la artesanía y hacen toda clase de productos con lana… bolsos, zapatillas, pufs, gomas para el pelo, collares, fundas para móbil ;)

.

.

La playa del Issyk-Köl está a 200m. Pasamos la tarde allí, estirados al sol leyendo la últimas páginas del “Guardián de la Flor de loto” (me encantó!) y disfrutando de la brisa de las montañas cercanas.

Último trayecto.

Nos despedimos de Sati (esa mujer decidida y amable que tenía totalmente organizada a su familia) y de su exquisita mermelada de fresas silvestres!… y nos plantamos en la carretera para ir leyendo los destinos de las marshutskas, que se acercaban a 200 por hora, levantando el asfalto desconchado. Tardamos 1 hora y media.

Datos de interés:

  • Tamchy-Balamchy: 50 som/p.p;  45 min.
  • Balamchy-Bishkek: 100 som/p.p;  2 h 15 min.
  • enlazamos con un autobús hasta Bishkek: 100 som/p.p; 2 h y 30 min.

En el próximos post, llegaremos a Bishkek haremos un resumen del país… y fin!