Después de un dulcísimo desayuno, emprendimos de nuevo la marcha… debíamos volver por el mismo camino esquivando pedruscos y deslizamientos de tierra, hasta la carretera principal, y luego seguir dirección Osh.

.

.

En cuanto pisamos el asfalto, nuestro conductor se detuvo… nos dijo con señas que no había desayunado (mal hecho, porque habíamos salido bastante tarde de Kyzil-Oi, así que tiempo no le faltó). Pensamos que se compraría algún pan, o desayunaría el te con pastas típicas Kyrgyces… así que aprobechamos el momento para ir al “baño”

baño?… un agujero maloliente, que se muestra en la fotografia. Después del incidente del año pasado, los agujeros, me dan un poco de pánico… lo tendré que superar, ya que me esperan 24 días de esta guisa!

y compramos agua para el largo camino… en cuanto volvimos a esa “casa de te”, se había apoderado de una mesa para 6 persona, y le habían traído 4 platos par él solo!!! tardó unos 45 minutos en zampárselos…

Se nos notó en la cara que desaprobábamos su sentada, y así acabó nuestra relación! Dejó de hablarnos y punto!

100 metros después de reemprender la marcha… rebentón! y para no alargar su agonía con esos turistas estirados (nosotros), en cuanto cambió la rueda, salimos zumbando (?¿!?¿). Lo que debía llevarnos unas 3 horas, casi que no superó las 2, y al llegar al lugar acordado (por lo que habíamos pagado un precio desorbitado), nos bajó las mochilas del coche y sin mediar palabra… desapareció :O

La odisea de esa mañana, se alargó hasta las 7 de la tarde; hicimos el primer autoestop de nuestra vida (ya que nos advirtieron que el primer autobús, salía a las 10 de la mañana del día siguiente), nos acogieron en su mono-volumen, abuelo, padre e hijo, que transportaban una nevera ;)

.

… circulamos serpenteando entre el embalse turquesa de Toktogul y las escarpadas paredes rocosas que lo apresan… a 45º a la sombra, evidentemente sin aire acondicionado, la lipotimia parecía inminente cuando de repente… vimos un ciclista freelance, solo, pedaleando por ese infierno (insisto… SOLO)!!! QUE VALOR!!! – ÀNIM NOI!!! TU POTS!!! –

.

… después esperamos en el cruce de carreteras de Taşkömür algún otro coche, o alma caritativa, que nos llevara a Bazar-Kurgon. Un taxista nos embutió, junto con otros 2 adultos y nuestras dos mochilas, en un daewoo tico; de nuevo… regateamos para que nos llevara hasta Arslanbob

  • Es muy importante llevar una libreta para comunicarse con la gente a base de números, esquemas, dibujos, bocetos… aunque estos no alcancen el grado de 3ro de parbulario, ayudan mucho a la comunicación.

La carretera no nos dio tregua… baches, vacas, perros, asnos, pedruscos, cambios de rasante, alfombras, niños corriendo, campesinos… todo transcurre en la carretera, y aún así el taxista, como si del rally de Finlandia se tratara, volaba con ese microcoche!!!  :S  nos pusimos blancos cuando un burro pretendió cruzar la carretera justo cuando pasábamos a toda leche… (me pareció verlo estampado contra la luna delantera!) creo que le afeitamos una oreja!. Llegamos extenuados a Arshlanbob!, aunque la paliza valió la pena.

Arslanbob.

Un pueblo de mayoría Uzbeca, situado en un exuberante valle desde dónde se pueden iniciar multitud de trekkings; unos de los más espectaculares son los de los lagos sagrados de Köl Kupan i Köl Mazar (4 días a pié por el paso de Keret; ideal para realizar en verano).

.

  • Hayat es el responsable de la eficiente CBT del lugar (no entra “guiri” en el pueblo, sin que él se entere ;)  y Roma, un colaborador excepcional!… seguro que os ayudarán en todo lo que puedan. arslanbob_2003@rambler.ru.
  • Nos alojamos en casa de Nasgool: la nº 14, bien situada (a 100 m. de la oficina y cercana a la plaza del pueblo). La habitación no está mal, muy limpia pero camas separadas  Oh! :(
  • La comida: excelente! El patio interior olía a pan recién hecho, y nos ofreció una reconstituyente sopa de “patata y cordero estofado”.

Los ojos azul cristalino de Nasgool, son todo un fenómeno en el pueblo! es muy simpática y hospitalaria… hablamos como pudimos, con un poco de inglés y mucha mímica.

.

Por la mañana, salimos temprano con Roma para visitar las cascadas gemelas (primero la pequeña) luego, hasta View point… un lugar impresionante con vistas en 360º sobre el valle de Arshlanbob; después atravesamos el famoso bosque de nogales  para dirigirnos a la grande.

.

Por suerte, nos detuvimos a la hora de máxima insolación, junto a un riachuelo dónde  nos esperaba un picnic genial!, respusimos fuerzas para subir esa enorme masa de rocas, y avistar la cascada… aunque solo asomaba un hilillo de agua, por ser verano, da pavor asomarse al abismo de roca por el que se precipita!.

.

Ya de vuelta hacia casa, le explicamos como estaba el percal de la crisis… cómo eran nuestros pisos sin terreno, sin gallinas ni caballos ni ganado que cuidar, sin patios interiores dónde pasar las largas tardes de verano, sin habitaciones especiales para cocer pan, y cuánto pagamos por ellos :S…  Roma gritó: Soy rico!!!… y es que “No es mas rico el que más tiene… sino el que menos necesita!”. Lo pasamos genial con él!!!

Por la mañana temprano, reanudamos nuestro idilio con esas carreteras, hacia lo que resultó ser, la ciudad más caliente de todo Asia Central. Esperamos la marshrutkas en la plaza principal, y salimos cuando estubo llena. Después en Jalal-Abad, hicimos transbordo, y tampoco tardó en salir.

  • Marshrutkas: transporte público tipo furgonetilla, muy barato. En las vías principales, no es difícil encontrarlas, ni tampoco los mini-buses.
  • Arshlanbob – Bazaar Korgon:  1’5h. (55 som/p.p). 
  • Bazaar Korgon – Jal-Alabad:  30 min. (30 som/p.p).
  • Jala-Abad – Osh:  2,5 h. (100 som/p.p).

A medida que nos íbamos acercando, el verde de los cultivos de algodón se volvía más intenso, más extenso, ordenado entre colinas para no desaprobechar ni un milímetro cuadrado de esta fértil tierra tan escasa en Kyrguyzstan.

Osh.

Situada en el exhuberante Valle de Fergana, entre las montañas de Tien Shan al norte y el Hissar Alay al sur; se trata de una moderna ciudad.

Llegamos al lugar dónde la manipulación de las organizaciones criminales y políticas sobre la población, dieron lugar a los más violentos enfrentamientos entre Uzbecos y Kirguises, el Agosto del pasado año. Los enfrentaron como simples instrumentos!… no lo dicen las noticias… lo dice la gente que vive en Osh!

Ahora la situación es de total normalidad… me asombra (igual que cuando estuvimos en Myanmar), la entereza de la gente al abordar estos temas de conversación, aunque estos hayan dejado mella.

El calor era insoportable! el caos alucinante! y el griterío en la estación de autobuses, ensordecedor!… por suerte, nuestra vecina de asiento (una maestra muy chisposa), nos metió en el primer autobús directo al centro, e increpó al conductor para que no nos cobrara el precio-turista, como si regañara a un alumno.

El parque …

.

Mejor os lo cuento en el próximo post, y también porqué acabamos bebiéndonos 3 chupitos de Vodka con el estómago vació a 30º a la sombra ;)

.