Vamos!!! a por Londres…

No, no! no me refiero al Barça… que hizo historia (otra vez) en Wembley. QUE PARTIDAZO!!!. Felicitats Barça!!!

.

… me refiero a nuestra corta visita a la capital de la Gran Bretaña. Sabréis que 3 días, NO son suficientes para ver Londres! así que fueron tres días de infarto! Uffff… que agenda!!! Hicimos un intensivo espectacular… esos si… cuando llegábamos al hotel parecíamos un comando de operaciones especiales en misión de camuflaje:  íbamos arrastrándonos por los suelos!

Por las mañanas ruta en diferentes barrios y mercados, por las tardes más rutas turísticas, al atardecer seguíamos…

Día 1. Postboda-Real!

Vaya resacón que dió la boda real! como ya comenté en el anterior post, afectó mucho… y no solo al transporte. Había descomunal cantidad de turistas, y los mercados y los comercios adquirieron nuevos horarios semifestivos.

El 30 d’abril, el primer día en Londres, nos desplazamos hasta el East End, para visitar el mercado de Brick lane, y hacer tiempo hasta la hora de comer:

.

El East End, es la antigua zona de acción de Jack el Destripador, pero hoy es una zona de restaurantes de comida bengalí, bares alternativos y tiendas de segunda mano. Se alzan en este barrio, los típicos edificios de ladrillos oscurecidos por el paso del tiempo, que limitan callejuelas con mucho encanto, impregnadas de sabor hindú y olor a curri… mucho curri ;)

También está la tienda de discos Rough Trade, que fue, cuna del “punk”.

Lugares de interés:

  • Brick Lane.- metro: Bethnal Green.
  • Old Spitalfields.- metro: Liverpool Station, después tomar las calles de Fournier, Fashion, Hanbury, donde se puede encontrar ropa “Absolute Vintage”.
  • Otros.- Whitechapel Market, Victoria Park, Stepney Bow, Bangha Town.

Pero ese sábado (la ruta), todo iba a medio gas… a las 10 de la mañana, los mercadistas aún trajinaban bultos desde sus furgonetas, la mitad de los bares y cafeterías estaban cerrados y sin ninguna señal de actividad a la vista, y la otra mitad… aún barrían y amontonaban los recuerdos de la fiesta que había acabado hacía solo unas horas.

Así que pasamos de un extremo a otro… de las abandonadas calles de este romántico barrio Londinense, a la locura de Westminster y Whitehall.

.

Nos dirigimos hacia el palacio de Buckingham, rodeados de multitudes, por el centro de “the Mall” (su gran avenida, ese día cerrada a los coches y decorada con grandes banderas y coronas sobre las farolas…). La zona estaba a rebentar cuando llegó a caballo, la guardia real. Las verjas del palacio apenas sobresalían por encima de las cabezas de los visitantes.

.

Pasamos junto al Saint James Park, para llegar a Westminster, y echar una ojeada a la arteria principal de la ciudad, Whitehall. Había colas inmensas en todos los grandes edificios! y que colas! la gente esperaba durante un par de horas como mínimo, para ver la catedral decorada como un bosque!

.

Rodeamos el la abadía, nos acercamos al Westminster school, al Pairlament, oímos sonar el Big-Ben, y huímos de allí! atravesando el río hacia el London Eye.

.

El Thamesis estaba espectacular bajo ese cielo raso…

.

Una vez al otro lado, empezamos a recorrer el Thames path. Este peculiar paseo, va desde la gigantesca noria, hasta el orígen de esta inmensa capital, la City (que combina lo más moderno con la huella del pasado).

.

Con el nombre de South Bank, se conoce la zona que se extiende al sur del río Támesis, en los alrededores de la Waterloo Station. Su desarrollo llegó con la industrialización del siglo XVIII, cuando se implantaron numerosos almacenes y fábricas. Se inició la recuperación de la zona con el proyecto IMAX Cinema del British Film Institute, el centro comercial de la Oxo Tower, y el Hungerford Bridge. Actualmente se construyen viviendas eco-sostenibles con diseños espectaculares junto al Tate Modern.

Lugares de interés:

.

El paseo, ha sido restaurado en los últimos años, y muestra su mejor cara. Encontramos a medio camino una zona con chiringuitos de madera, terrazas, música ambiente, pequeñas tiendas de artesanía (Jianhui london, inspirado en la Naturaleza), alquiler de bicicletas… Gabriel’s Wharf es un lugar genial para comer tapas, pasta o unos crepes, y descansar ;)

TIKET.-

      – Prawns with spice saurce (muy picante!).

      – Spinach with feta.

      – Chiquen cheedar. 

      – Cola + Agua.

      TOTAL = 15,90 libras.

.

Despues de comer… Tate Modern!!! ¡exposición de Miró¿?¿!!!¿?!¿?!¿?!. Quién nos iba a decir, que encontraríamos el nombre de nuestra querida Tarragona y una pequeña explicación, en la misma puerta… en la entrada del museo más renombrado de los circuitos de arte… los pelos de punta, y los ojos vidriosos como los de Candy-Candy!!!

Main entrance…   4 de la tarde…   Level 4…   “The ladder of escape“…   13 salas…   14 libras…

Nuestro paseo, finalizó cruzando a la otra orilla del Thamesis por el puente del milenio hacia la City, directo a la espectacular St Pauls Cathedral… aunque dicen, que aún nos quedaba lo mejor: The Clink (prison museum), Southwark cathedral, Greater London Authority o más comúnmente conocido City Hall, el Design museum

.

La City ocupa desde Temple Bar hasta la Torre de Londres. Coexisten edificios victorianos muy bien conservados y ya iconos nacionales como la Torre de Londres, con edificios recientes como el Swiss Re de Norman Foster o el Lloyd’s building Richard Rogers (autor de la terminal T4 de Madrid y del hotel Hesperia Tower de Barcelona).

Empezaba a caer la tarde, y Leicester Square fue nuestro punto de partida para explorar el Soho, y encontrar un restaurante para acabar ese día… interminaaaaable!!!

Al barrio del Soho y sus alrededores, los describen como los de la vida nocturna, más intensa. Comprende China Town, Leicester Square, Charing Cross y Fitzrovia. Sus calles atestadas de teatros, comercios, bares, restaurantes, y heladerías, hacen las delicias de los visitantes.

Lugares de interés:

  • Old Compton Street.- la calle central, donde abundan las cafeterías de moda, las boutiques y los sex-shops.
  • China Town.- una pequeña calle, atiborrada de restaurantes donde se puede comer barato, mucha y variada cocina cantonesa, vietnamita, japonesa…
  • Fitzrovia.- el Pollock’s Toy Museum.

quedan el segundo y el tercer día… no me extraña que durmiéramos como loirones… Zzzzzz…

Salut!