Una faringitis me ha dejado fuera de combate 3 días, pero aquí estamos de nuevo! ;)

Otro descubrimiento ugandés nos esperaba en la carretera, entre los volcanes y los valles de Kasenda craters lakes… “the top of the world”.

Tuvimos un desayuno bien completo antes de volver a posar nuestros pompis en los asientos de la “toyota haice del 96”. Nos dirijíamos hacia el nordeste primero pasando por Hima y su fantástica carretera de 80 km/h de velocidad máxima…

no creo que los pequeños y repletisimos matatus los alcancen, ni en una recta infinita en bajada, y con viento a favor… y si llegan, no me quiero ni imaginar cómo estarán de desorbitados, los ojos de los ocupantes del vehículo!  ;)

y por el colorido mercado semanal de Rwimi, todo un evento social digno de ver, que congrega la gente de todos los alrededores

aunque caiga lluvia fina, o chuzos de punta!.

Nos detuvimos en la oficina de los Headquarters, teníamos previsto visitar los chimps en Kibale forest, pero nos fue imposible reservarlos in-situ  :O… el destino nos tenía preparada una visita a los primates, en otro bosque!!! así que… cambio de planes.

Buscábamos el Nkuruba Community Campsite y enontramos, Uhaaaa!!!… desde el camino de tierra roja que comunica los cráteres, sin indicación alguna, únicamente orientados por el plano de la guía y la gente, caminamos unos 5 minutos entre plantaciones de tomates, y de repente asomó una pequeña elevación, cuidada como los jardines del palacio de Versalles dónde se podía leer “the top of the world”!!!

Pactamos el precio de la entrada, y juzgad vosotros mismos los 360º…

0º                                                     60º                                                     120º

.

120º                                                   180º                                                  240º

.

240º                                                   300º                                                  360º

Desde lo alto de Mpumuru hill, se veía a los 0º.- Rwenzori mountans tras la lluvia; 100º.- lake Nkuruba; 220º.- lake Nyamirima; 300º.- lake Nyiabulitwa… y por todas partes bosques, cultivos y poblados.

Hacía sol, pero a lo lejos se veían las cortinas de lluvia! los lagos reflejaban un azul oscuro, exultantes! los prados eran del verde esmeralda soñado! desde lo lejos, unos niños nos gritaban… hello muzunguuuu!!! era una locura!!!

También, desde la carretera se puede ver, alzado sobre una colina, el Palacio Real del reino de Toro, uno de los reinos ugandeses tradicionales, fundado en 1830.

Sitios de interés en Kasenda crater lakes:

  • el agua ocupa aproximadamente el 25 por ciento del país en forma de humedales, lagos y ríos. Existen por lo menos, 100 lagos en cráteres.
  • la especie bandera para estos humedales, es el shoebill, un papiro de aspecto prehistórico, el más grande entre todas las aves que viven en Uganda.
  • para la observación de esta se recomienda visitar: la Ciénaga de Mabamba, y Mabira forest cerca de Kampala, el Nilo por debajo de las cataratas de Murchison y a lo largo de la costa de la parte sur del Lago Alberto.

Estuvimos 1 día, pero si vais con mochila, es muy recomendable hacer una buena excursión por la zona, por ejemplo entre Nyabikere y Nkuruba. Todo es muy rural y vírgen y  el paisaje que te acompaña, fantástico!

Por la mañana, espera que esperarás… estuvimos como una hora deseando que llegara nuestro chapatí con nutella y “african tea”, pero antes de que hagan su aparición en a la mesa, hay que ordeñar las vacas, repartir en lecheras, colocarlas en las bicicletas y pedalear montaña arriba, montaña abajo, hasta los campsites y las casas dónde la gente espera frente a la puerta con su cacillo… un trabajazo!

La  tierra que rodaba bajo los cauchos pasó de tener el tono rojizo, a uno lechoso y polvoriento en el valle de Kichwamba… pero los mercados, como en todo el país, se mantenían coloridos.

.

.

Avanzando hacia Semiliki, el panorama fue bastante desolador… habiendo visto gente picando piedra a mano, niños acarreando canastos con piedras de cantera y muy pocos vehículos a motor, tener frente a nuestros ojos, una flota de  impecables trailers amarillos, excavadoras, percutoras, compactadoras, apisonadoras y carretillas, bajo el mando de los ingenieros de caminos Chinos (quizás a cambio del derecho de paso, por ser una vía de comunicación directa con el Congo), fue un golpe duro… supimos además:

.

  • que para otras obras, también los técnicos constructores vienen de países vecinos como Kenya. La educación secundaria en Uganda no es gratuita… y muy pocos pueden pagarla.
  • que los campos de te y azúcar, los supermercados (los únicos que hay), y los hoteles de lujo, son gestionados por los Indios. Estos además, están resentidos con el país, por el trato que recibieron del régimen de Idi Amin. (película relacionada: el último rey de escocia). También gestionan las escuelas y los hospitales, todos de pago, claro!.
  • las otras escuelas de primaria, las que se encuentran en pueblos rurales aislados, las gestiona la Iglesia. Estas tampoco son gratuitas… el pago es encubierto: lo que puedas traer el domingo para la eucaristía (pero no puedes ir sin nada!).
  • que de las minas (oro, diamante y coltan) los blancos son los que hacen el gran negocio. Algo parecido al Congo.
  • así pues… Uganda es la mano de obra, el último eslabón de la cadena, y mientras tanto, el gobierno se hincha los bolsillos vendiendo a su propia gente casi como esclavos.

Fue un palizón de carretera, para ver las fuentes termales de Semiliki… y bueno! la visita, aunque curiosa, no alcanzó las espectativas. No es muy aconsejable visitarlas al mediodía, ya que el agua, emana hacia la superficie a unos 110ºC… así que nosotros las visitamos a la 1 h (del mediodía) en plena solana, notamos de forma muy intensa el hedor de los vahos de huevo putrefacto, y sudamos la camiseta.

.

Otros tanto mil kilómetros de vuelta… y de repente:

– Iddi, déjame la guía.

– Ahhhh!!!! me la olvidé con mis gafas de sol en la oficina de los Headquarters… No puede ser!!! que fallo!!!

Estábamos casi en Fort Portal, desde allí pudimos llamar a la oficina y alguno de los oficiales que volvía a casa, nos la acercó en un par o tres de horas. Buscamos alojamiento para esa noche (en el Vistours Lodge), y desde le balcón pudimos disfrutar de un espectáculo de circo callejero!!!.

.

Nos quedaba para el día siguiente un largo trayecto Fort Portal- Budongo Forest… pero la mañana fue terrorífica!  (os lo cuento en el próximo post  ;)