Dónde me había quedado… mmmmh! Ah, sí! el camino hasta St.Maurici, es excepcional, y más en primavera y a principios de verano, cuando la montaña rebosa de verde y se vive el deshielo!. El camino están muy bien señalizado, y esto hace que sea una excursión de montaña apta para todos los públicos. (+ info en Viajes National Geographic).

Entradas al parque por carretera:

  • Val d’Aran: Camino de montaña desde Arties (A) hasta Parking habilitado (B) por GR11 (C) hasta Llac Major de Colomers; Refugio de Colomèrs.
  • Pallars Sobirà: Carretera LV-5004 por Espot. Parking habilitado. GR-11 a estanque St.Maurici; Refugio, Ernest Mallafré.
  • Pallars Jussà: Carretera L-503 por Cabdella. Parking en embalse de Sallente. Teleférico o camino a Estany Gento; Refugio de la Colomina, a 1/2 h.
  • Alta Ribagorça: Carretera LV-5000 por Barruera. (1) Parking en el embalse de Cavallers. Hasta Estany Negre de Boí; Refugio Ventosa i Calvell.  (2) Bifurcación en la LV-5000 a la derecha, por la Ribera de Sant Nicolau hasta Estany de Llebreta; sin refugio.

.

Pasamos primero por un bosque, serpenteando por unas pasarelas de madera y atravesando el río frío y cristalino por un puente… después prado arriba, entre millones de flores amarillas! Otra parte de bosque, otro prado con rocas esparcidas aquí y allá, otro bosque y un trocito de camino de montaña dónde nos cruzamos con un rebaño de vacas.

La ermita de St. Maurici; asoma sus puertas en este enclave privilegiado, protegida por las peredes verticales y robustas de la montaña.

Y por fin llegamos a las puertas del estanque, rodeado de exuberantes bosques y el paisaje alpino de alta montaña; pero… empezó a chispear y había hambre. Bocata de fuet, queso, tortilla y jamón, bajo un enorme abeto, y emprender la marcha para intentar rodearlo.

Emprendemos el camino hacia la cascada de Ratera… unos 20 minutos, y por el sendero mirando hacia la izquierda, se puede disfrutar de los picos de els Encantats (2.738m y 2.747m).

Estava espectacular! caía el agua a “tutti pleni”… desde la cascada y desde el cielo; 20 minutos más para llegar al otro extremo del estanque, y bajada hasta Espot simulando una carrera de montaña (he dicho… simulando ;) pasamos el gran diluvio resguardados en el bar de la plaza… tenían “ratafía” casera, en unas botellas de cristal enormes… habrá que provar!

Otros productos típicos de la tierra: Carne de vacuno ecológica, yogures, quesos, embutidos (butifarra, bull, girella, bisbe, fuet)…

.

  • Un circuito mítico del parque natural, es el de Carros de foc. Se puede completar en 4 días (aunque en competición pueden llegar a completarlo en 24 horas! Uhooo!); Se duerme en distintos refugios de la zona, y se abarcan las 4 comarcas circundantes; También llamado “la ruta de los 9 refugios” (libro).
  • En el centro del circuito, pequeñas motas de azul intenso se dispersan, son los numerosos lagos sobre el mapa… hay infinitos senderos que extienden sus ramificaciones, para poder llegar a todas y cada una de estas lapislázulies.

Y… se acabó el fin de semana. Es que no da para más! pero, de vuelta a casa hicimos varias paradas…

  1. En la Pobla de Segur para comer. Un poco escondido de la calle principal, en el Passeig de la Riba, está el restaurante “la Cuineta”; hacen platos típicos de la zona, beun precio y el servicio… muy agradable.
  2. Descaso en uno de los paisajes nuevos que hemos descubierto cruzando Catalunya: el embalse de Camarassa, la joya turquesa de Lleida.

.

En uno de sus extremos, enclavado sobre una inmensa roca que se vierte prácticamente en vertical sobre las aguas… la Baronía de St.Oïsme.

El camino que llega al hermoso conjunto medieval, se oculta tras un restaurante, en la carretera que bordea el pantano, la C-13 (de Lleida a Tremp).

A la torre del Castillo, de 14 metros de altura, se puede subir y admirar los 360 grados de libertad!; la iglesia románica dedicada a Sant Bartomeu completa el conjunto… los dos edificios de piedra amarillenta, condensan mucha historia.

“A la Baronia el llop hi fa el niu i la guineu hi cria”, que significa “En la Baronia, el lobo hace nido y el zorro cría”.

El dicho hacía referencia a la esencia trabajadora y esforzada de sus gentes, y a su inteligencia brillante.

En principio la iglesia pertenecía al castillo. Este fue conquistado a los sarracenos por Arnau Mir de Tost en 1034, y reconquistados definitivamente en 1048.

Inicialmente el marquesado se cedió al Infante Ferran de Aragón y de Castilla. En 1368 Pere III lo cedió a Martí l’Humà y a la duquesa de Montblanc. Sucesivamente fue vendido al noble aragonés Lluís de Coscó en 1458, a Diego de Cobos en 1543, a los Luna y Guzmán, Manrique y finalmente a los duques de Medinaceli.

En el otro extremo, la presa del embalse. Un lugar precioso!