Alrededor de Inle, multitud de pueblos con sus respectivos mercados flotantes, el aglutinamiento de gente en ellos, el bullicio, las lanchas, los niños correteando, el colorido de los longuis y los turbantes, es genial!

El último tramo hasta Indein (en uno de los extremos del lago), era un camino de bajada y desde lo alto se podía divisar el pueblo, y el lago… azul. Mientras descendíamos, nos íbamos cruzando con la gente que ya había vendido las frutas y las verduras del día, los que ya habían terminado la jornada… siempre sonrientes!

En Indein hay un mercado enorme, nos tomamos unos noodles, sentados entre la gente que rodeaba una larga mesa, sentados en uno de esos taburetitos, y luego, cruzamos el lago en una pequeña lancha. Nyaung Shwe fue nuestro centro de operaciones en el Lago Inle.

  • Entrada: 6$… que evidentemente, va directo al gobierno… porque ellos saben que estás allí – te tienen controlado-
  • Transporte: 10.000 ky para atravesar el lago.
  • Hospedajes: (1).- Bright hotel (10$ por noche, habitación doble con baño). Muy básico y un poco sucio, pero con personal amable. (2).- Teakwood Guest House (mucho mejor que el anterior), y que seguro, podríamos haber conseguido por el mismo precio… regateando claro!!!.
  • Cena: Comida birmana en el Smiling Moon (otras opiniones). Te ponen la mesa llena de arroz, fideos, sopa, verduras….todo a la vez y a comer todo lo que se pueda.

Al día siguiente visitamos el lago. Primero nos fuimos al mercado de Nam Pan. Impresionante la cantidad de lanchas que se agolpan a la entrada!!! El mercado se celebra cada semana en una localidad diferente del lago y se reunen todos los vendedores y campesinos de las diferentes etnias para vender sus productos.  A medida que te vas introduciendo en el mercado vas descubriendo más cosas. Primero los vendedores de “turistadas”, colgantes, pendientes, pipas, supuestos manuscritos… después empiezan los gremios, los vendedores de ollas,teteras y otros utensilios de chapa… más en el interior, longuis, vestidos típicos, las especias, aceites, verduras, limas, delicias de arroz crujiente “maung jeut”, grasas…..de todo!!! al final, los campesinos más humildes sobre sus esterillas de palma, con sus pocos productos de la huerta.

  • Excursión: un día entero con un barquero que te lleva por la ruta que elijas, 12.000 ky.
  • Compras: 5 longuis = 16.000 ky;  Traje Pa-Oo (entero, turbante incluido)=8.000 ky;  Pantalones=3.800 ky;  Caja de “Cheerots” (una especie de puros)= 6.000 ky.

También visitamos unos telares, de fondo nos acompañaba ese a traqueteo de la madera, tejían seda y hilos hechos con el tallo de los nenúfares. Luego nos dirigimos a una empresa familiar de cigarros,donde trabajaban chicas muy jóvenes. Las conversaciones se sucedieron en compañía de unos garbanzos secos y una tetera bien calentita. La abuela, nos trajo a su último nieto, que había nacido, hacía unos escasos 3 días. Que cosa más rica!!! allí, envuelto como un hatillo, tranquilito…

Es normal que toda la familia trabaje, (quizás aquí lo llamaríamos, explotación infantil), pero teniendo en cuenta que en Myanmar todo se paga, y la escuela no es una excepción, esto ayuda a las familias… y mucho!

Seguimos la ruta por una manufactura de papel y acabamos nuestro recorrido por una caseta en la que maleaban el acero a golpes de martillo.

Todo esto nos ocupó el dia entero.

mañana más!