Myanmar es genial para hecer trecks, pasar días enteros en la montaña visitando pequeños pueblos tranquilos, disfrutar de su agricultura, gente, de su naturaleza y conocer nuevos… y gigantescos insectos.

En cuanto el tren a vapor desapareció entre colinas que protegen Myin Daik, con su lento y penoso paso, nosotros empezamos de nuevo el recorrido en busca, primero, de la casa Da Nu dónde pasaríamos la tormenta y comeríamos una exquisita ensalada de tomate aliñada con limón, jengibre y chili, además de noodles con verduras… y luego, más caminata hasta La Mine.

  • Da Nu: El nombre se deriva de Donke, que significa “arqueros valientes”. El nombre se le dio a la gente que se estableció después de las guerras en Tailandia.

Antes de llegar a Ywapu, encontramos una chica menudita con un canasto que la doblaba en tamaño, abarrotado de limones. Fue a ella a quien le compramos el aliño. Alrededor, todo campos de cultivo y cabañas de madera, caña, y palma. Los pueblos viven de la agricultura, esa tierra roja y fértil les proporciona las cosechas necesarias, y los bueyes, ayudan en las tareas.

Llegados al atardecer a La Mine. Nos hospedaríamos en casa de una familia, una pareja no muy mayor con un par de hijas muy guapas; una ruina para el padre, ya que allí siguen las antiguas tradiciones de la dote. En la parte de abajo, gallinas y utensilios del campo, en el primer piso, dos estancias, el dormitorio común y la sala.

Después de una ducha “intima”, tomada en la balsa del pueblo (la oportunidad de ver dos desteñidos como nosotros, tirarse agua a cazos… no se la perdió nadie ;), cenamos y empezamos una agradable charla, entre mímica y palabras sueltas en todos los idiomas, a la luz de una vela. Claro que la luz, fue un buen reclamo para otros… de repente…

– Prrrrt… prrrt… prrrt… (silencio y grillos)… prrrrt… prrrt… prrrt…

– Uahhhhhhh!!! Uahhhhh!!!! lo tengo aquíííííí!!! lo tengo en la entrepiernaaaaa!!! quitádmelo!!!!

Óscar pegó tal bote, que estando en el porche, saltó por encima de Kyauk Lone y entró en la sala, estando este apostado en la puerta de entrada. Jajajaja!!! Kyauk sólo repetía…

a Beetle!!!! a Beetle!!!! jajajaja!!!

A la mañana siguiente, el padre, aún mantenía esa sonrisa en su cara. La sala se había convertido en un pequeño taller de costura: una máquina de coser a pedal, y un par de pósters de modelos con trajes de domingo muy elegantes, delataban el lugar. Los hacían por encargo, pero allí tenían un par… me los probé, me hicieron el nudo para falda de chica, posé como las modelos de las fotos, y entre muchas risas, les compré uno. Una compra genial!

  • Los trajes: utilizados para visitar los templos o ir a la ciudad. Son de estampados muy llamativos, con mangas cortas y/o acolchadas, con cuello redondo o cuadrado, todo muy formal.

Nos despedimos, nos esperaba un largo camino, varias paradas en pueblos de Pa-Oh y la llegada al monasterio de Hti Thein (en la próxima entrada).

Encontré una cita, que dice así:  Los pueblos de étnia Pa-Oh.

“Fácilmente identificables por su vestimenta distintiva, los Pa-Oh usan prendas de vestir negras y turbantes de colores brillantes, a menudo son toallas.Las mujeres llevan una falda y blusa decorada/estampadas con lo que parecen trompos.

Son buenos agricultores y empresarios, cultivan cereales como el arroz y el maíz y muchas verduras diferentes, frutas, especias estimulantes, calabaza, soja, calabaza, pepino, patatas, frijoles, tomates, caña de azúcar, maní, sésamo, aguacates, plátanos…, chile, jengibre, y mucho ajo.

Crían ganado y hacen uso de bueyes para el transporte y el trabajo en el campo. Su principal cultivo comercial, sin embargo, es la hoja del árbol de thanapet cordial, que sirve de contenedor para el cigarro popular. Cerca de Taung Gyi, se conoce, producen los mejores cigarros.

El Pa-Oh es visto como conservador, generoso, pacífico y profundamente religioso . Su vida cotidiana suele guiarse por sus creencias religiosas, que incluyen la adoración nat. Pero el punto culminante del año para todos los Pa-Oh, es en la luna llena del mes lunar de Tabound (en marzo), cuando se celebra el día nacional Pa-Oh en Kak Ku. El Pa-Oh, tímido pero hospitalario, no parece preocupante cuando los extranjeros participar en sus celebraciones”.