Ya sólo quedaba pasar una noche en la helada Irlanda, y regresar a casa… pero también nos quedava una última aventura:

  • Devolver el coche de alquiler en el aeropuerto.
  • Ir en autobús hasta el corazón de O’Connell St.
  • Comerse un “the Club” sandwich.
  • Embutir en las maletas todas las compras.
  • Coger un taxi de regreso al aeropuerto.

Sencillo, no?  si, si… sencillo hasta que viene Murphy (def. Wkpd) y por sus h… que si tiene que haber problemillas, los coloca allí en medio!

(a).- Aeropuerto en obras…

Después de la visita a la fábrica Guiness, a plena hora del gran atasco, nos dirigimos con nuestro pequeño Toyota Yaris y mucha paciencia, hacia el aeropuerto. Tardamos como una hora en recorrer Gardiner St, luego el atasco se fue disipando, y cuando ya legabamos a nuestro destino… obras!!! tuvimos que dar dos vueltas, hasta encontrar el diminuto acceso a las zonas de alquiler de coches, que seguía helada como el primer día.

(b).- Monedas para el autobús…

Bien, hay múltiples líneas de autobuses, con parada en la puerta del aeropuerto dirección al centro:

  • Dublin bus: nº33 y nº41. Los de color amarillo. Coste: 2,20€/ticket.
  • Aircoach:  los de color azul. Coste: 7,00€/ticket.
  • Airlink Express: de Dublin bus, pero de color turquesa. Coste: 10,0€/ticket.

Sólo debíamos llevar unas cuantas monedas… y lo que nos costó encontrarlas!  Buscamos en el monedero, en el fondo del bolso, tuvimos que rascarnos los bolsillos de los vaqueros y las del anorak… Ufff! por fin!

c).- “the club” el mega-sandwich

Hicimos un estudio, mas o menos, de los lugares dónde se puede comer este espectacular sandwich de considerable tamaño y bien repletito, a continuación os indicamos lugares y precios:

  • The living room: en Dublín, el pub de las 14 pantallas. Coste: 7,50€.
  • Ladyswell Restaurant: en Cashel, un restaurante decorado con madera. Coste: 9,00€.
  • Eddie Rockets: en Galway, la hamburguesería de los 70. Coste: 7,95€.

(d).- Una maleta, dos maletas, tres maletas…

Cuando incicias un viaje, sabes cuánto te llevas, pero no cuánto vas a traer… normalmente llevo un bolso cuadrado, con bastante capacidad (y ya se sabe, que cuanta más capacidad… más y más cosas acaban allí dentro!);  empecé llevando las gafas, esta vez el tom-tom y guantes, cayó también la guía, luego añadimos dípticos de los lugares visitados, mapas, algún regalito… y así… hasta que mi bolso se declaró oficialmente muerto, y rebentó!

Cuando estuvimos en Lahich, por la compra de un par de camisetas y un par de sudaderas con motivos Celtas (en Celtic T-shirts), el chico nos regaló una bolsa reutilizable que acabó ejerciendo de mega-bolso.

En resumen, dos maletas para la ida… y después de embutirlas… dos maletas y dos bolones a la vuelta.

(e).- Mi taxista preferido!

Sullivan (ya entendereis porqué le hemos puesto este nombre), a las 4 de la mañana nos esperaba puntual, en la puerta del hotel. Con los ojos medio pegados, subimos… ya brillaba en rojo intenso, un 5 en el taxímetro…

– claro! (pensé) levantar la bandera a esta hora… pobre hombre…

Fue un poco sospechoso que al cabo de 10 minutos, aún no estuviéramos en la enorme autovía que llega al aeropuerto; pero como daba conversación y estaba muy oscuro. De repente…

– Miren a la izquierda. Este es mi barrio, mi casa, mi iglesia…

– Saben… tengo 11 hijos! quieren adoptar alguno… jejeje

Sí! Sí! nos dió un rodeo hasta su casa, más o menos en Belfast… el taxímetro volava! nos acercábamos peligrosamente a los 20€!.

– Ahora les voy a poner a mi grupo favirito de música! música tradicional… por supuesto!… Tituri.. Tituraaaa!

10 minutos más y ya avistábamos el aeropuerto! Pir fin! Llegamos a la puerta y el taxímetro marcaba la friolera de 26,40€… dos segundos más, paró el motor, y ya marcaba 26,50€… luego se bajó mientras yo buscaba el monedero… levanto la cabeza 26,60!!! Ahhh!!! (no me lo puedo creer)…el taxímetro seguía corriendo! (voy a preparar los 0,70 de suelto)…entra en el coche, pulsa el botoncito de totalizador… 29,80!!! Ahhh!!! ESTO ES UNA BROMA, NO?…  si llego a tardar 2 segundos más en bajar del coche, me pide los 30€ redondos!!!

Así pues, cuando vas a otro tipo de países, todo el mundo te alerta sobre las estafillas…

– cuidado! antes de subir a un taxi, debes pactar el precio…

– aquí o allí, el precio fluctúa mucho dependiendo si eres autóctono, o vas de turista.

– en tal ciudad, no te puedes fiar de que el taxi sea oficial. Asegura tu destino y regatea con el precio.

Vale, muy bien! y ¿que pasa cuando vas a un país muy europeo, dónde tu taxista es muy devoto, te pone a su cantante favorito para que conozcas las tradiciones del país, y da un rodeo de 10 minutos teniendo en cuenta que no hay tránsito?

Pues que mientras unos se pueden llegar a llevar, entre 2 y 3 € más por la carrera… Sullivan se te lleva sus 15€ !!!