Día 1 de enero… aeropuerto desierto en Barcelona y el avión que no sale hasta las 9 de la noche; hay que esperar el que viene de Dublín, que no ha salido por el mal tiempo. Así pues, 12 horas, treinta pruebas con la cámara, 1/2 libro, una siesta y 2 bocatas más tarde, tuvimos un plácido vuelo hasta nuestra escapadita hivernal, Irlanda.

Llamamos a la oficina de Hertz en el aeropuerto, para asegurarnos que nos esperaban con el coche, y así fue. Fue un trámite rápido, aunque el tipo no tuvo clemencia con nuestro inglés.

– Enjoy your visit!!!

Encontramos el Toyota Yaris en un aparcamiento helado y bajo una capa de 2 cm de nieve, con la calefacción a toda marcha programamos el GPS y ya eran pasadas la 1 de la madrugada cuando nos lanzamos sobre la cama del hotel…

  • Hospedaje: reservado en Budgetplaces.  Maple Hotel, 74/75 Lower Gardiner st. (2 noches por 113 €, desayuno y impuestos incluidos); Tel: (00353) 01-855 4271; e-mail: info@maplehotel.com; othello1@eircom.net
  • Transporte: Alquilado por internet (4 días, por 77 €) más seguro por robo (10€ al día)
  • Aparcamiento: Alquilado en Abbott Lodge, 87/88 Lower Gardiner st. ( 10€ al día); Tel: (00353) 01-836 5548; e-mail: abbottlodge@eircom.net
  • Consejo: En temporada baja, es mejor pactar el precio del hospedaje in situ, así se puede ajustar más.

Como hemos contado en post anteriores, habíamos preparado unas rutas por Dublín que aglutinaban monumentos, cultura, compras y pubs; por el retraso del avión, deberíamos apresurarnos, pero con el frío que hacía, era imposible permanecer en la calle más de 1 hora aunque el Irish Breakfast había sido muy consistente!.

.

Bajamos por Talbot St. y Henry St., y caímos hipnotizados por las tentadoras rebajas! Muy poca gente en las tiendas y ofertones… esto es lo que tiene ir en temporada baja; y no solo eso, en nuestras visitas culturales estuvimos prácticamente solos, no hicimos colas (en ningún sitio), para las fotos no tenias que disculparte con 15 personas, etc…

A medio camino, hicimos una paradita a la derecha, en Moore St., para visitar el mercado callejero de flores, frutas y verduras. Llegamos hasta el cruce con Mary St., y allí estaba, la antigua iglesia reconvertida en bar. Torciendo hacia la izquierda, nos dirigimos hacia el Liffey, el que divide la capital; como una columna vertebral, multitud de puentes unen ambos extremos.

.

Llegados a Temple Bar, callejeamos un poco, y nos encontramos de frente con el City Hall, y Dublin Castle (nuestro primer castillo! impresionante!). Esas paredes robustas, imponentes, que contrastaban su gris oscuro con el blanco de la nieve del patio central. Hay que disfrutar de sus molduras, imágenes, esculturas y opuléncia transformada en moquetas y cortinas.

Bajamos hasta el Trinity College, el colegio universitario más antiguo del país (fundado en 1592), no sin antes, tomar un tente en pié y entrar un poco en calor.

  • Comer: O’Sheas, en Anglesea Street, mirando el Trinity College a la izquierda. Muy cerca, del llamativo Oliver St John Gogarty pub.
  • Bread Brown hand maded: Os aconsejamos provar este espeso pan de molde, muy gustoso… tanto como marrón.
  • Tea: Tomarse un te a la hora de comer es ideal para entrar en calor y despistar el hambre hasta la cena. Te traen una tetera de 0,5 litros.

Si realmente hay algo impresionante en Dublín a parte del encanto de sus casas bajitas, coloreadas, o sus puertas acabadas en arco, son sus interminables iglesias y catedrales, todas bellísimas. Rodeamos St Stephen’s Green y nos dirigimos hacia St Patrick’s Cathedral. Llegamos ya oscuro, aunque eran las 4 y mediade de la tarde, y aún queríamos disfrutar de Christ Church Cathedral. Junto a la catedral, la primera biblioteca de Irlanda, fundada en 1701!!! la colección Marsh guarda una extensa muestra de volúmenes, a los que llaman “venerables”, los predilectos de los que adoran lo clásico.

  • Biblioteca Marsh: cada año organizan exposiciones temporales, relacionadas con el libro antiguo.

Terminada nuestra particular ruta urbana, sólo nos quedaba, pasar por algún pub… cena, cervecita, y a dormir que mañana hay que madrugar, coger el coche y cruzar la isla esmeralda!.

  • Pub y cena: muy cerca de O’connel St., en Cathal Brugha St. está el “The Living Room” un sitio muy agradable, buen ambiente, 14 pantallas para disfrutar de hurling, rugby o fútbol, y buena cena (27,85 €, una ensalada, un plato de hamburguesa, otro de tortilla y 2 Guiness).
  • Entre Grafton St. y Great Georges St.: una calle muy animada, ambiente irlandés, buenas tiendas, pubs y buenos cafés, como el Bewley’s. También en Mezz coffe&bar se pueden probar todo tipo de pasteles irlandeses.

Sláinte!!!